Herencias Mundiales de Japón

Con una belleza natural tan diversa y un legado histórico rico en su arquitectura, Japón tiene registrados ante la UNESCO 17 sitios como Herencia Mundial. Esto de acuerdo a una Convención que fue ratificada en 1972 en la 17ª Conferencia General de la UNESCO en un gran paso para conservar la naturaleza y propiedades intelectuales que son una parte irremplazable de la herencia cultural de la humanidad. Esto incluye sitios históricos y arqueológicos, monumentos, edificios, sitios naturales y formaciones geográficas. La convención define las obligaciones de los países signatarios y especifica cómo deben utilizarse los fondos para la conservación de estos sitios. A continuación una lista de los sitios considerados Herencias Mundiales de Japón.

Horyuji

Monumentos budistas del área de Horyu-ji: Designados en 1993, se ubican en la prefectura de Nara. El templo de Horyu-ji fue fundado en el siglo VII por orden del príncipe Shotoku, quien tuvo un papel importante en la introducción del budismo a Japón. Aunque el templo fue destruido por un incendio en el año 670, fue reconstruido en mayor escala añadiendo un precinto en el ala oeste. En total es un complejo de 48 edificios.

 

Himeji-jo

Himeji-jo: También recibió el título de herencia cultural en 1993. Está ubicado en la ciudad de Himeji, prefectura de Hyogo. Además de este nombre, es conocido como el Castillo de Shirasagi (“Garza Blanca”) por su elegancia y altura. A pesar de que el castillo se construyó a mediados del siglo XIV, la mayoría de sus 83 edificios datan de inicios del siglo XVI. Himeji-jo es de las mayores muestras de arquitectura de castillos, situado en la cima de un cerro de 45 metros de altura.

 

Kinkakuji

Monumentos históricos del antiguo Kyoto (Ciudades de Kyoto, Uji y Otsu): Fueron consideradas patrimonio a partir de 1994. Kyoto, la antigua capital de Japón, fue hogar de la corte imperial del 784 a 1868. Como centro de la cultura japonesa por más de mil años, Kyoto cuenta con una gran riqueza en su arquitectura tradicional, plasmada en los templos budistas, santuarios sintoístas y mansiones imperiales. A pesar de que muchos edificios pueden ser considerados herencias culturales, se consideraron 17, que incluyen Kiyomizudera, Kinkakuji, Ginkakuji, Ryoanji, el castillo de Nijo, el templo de Byodoin y el Hoodo (Salón del Fénix).

 

Shirakawa-go

Shirakawa-go y Goyama: Las tres ciudades de Ogimachi, Ainokura y Suganuma en el área de Shirakawa-go/Goyama fueron consideradas como herencia en 1995. Son famosas por su estilo arquitectónico diseñado para soportar fuertes nevadas, a la vez que la parte de arriba de las casas se adaptaron para la crianza de gusanos de seda.

 

Bomba de Hiroshima epicentro

Memorial de la Paz de Hiroshima: Conocido también como el domo de Genbaku o el domo de la Bomba Atómica, el Memorial de la Paz ha conservado la misma condición después del detonamiento de la bomba atómica que cayó en la ciudad de Hiroshima el 6 de agosto de 1945. El edificio había sido construido en 1915 como el Salón de Promoción Industrial de Hiroshima. De acuerdo al grupo evaluador de la UNESCO, “es un símbolo fuerte del logro de la paz mundial por más de un siglo después de que se desató la fuerza más destructiva jamás creada por la humanidad”.

 

Itsukushima

Santuario sintoísta de Itsukushima: De acuerdo a la tradición, el Santuario de Itsukushima fue establecido en el 593. Ubicado en la bahía de Hiroshima, está localizado en un islote que se ha considerado sagrado desde tiempos antiguos. El santuario es famoso por su arco torii de 160 metros que parece flotar en el agua con la marea alta. Fue nombrada herencia mundial en 1996.

 

Todaiji

Monumentos históricos de la antigua Nara: Del 710 al 784 Nara fue la capital de Japón. Nara fue uno de los centros budistas más importantes en Japón y su legado se encuentra representado en el Gran Salón del Buda en el templo de Todaiji, considerado herencia mundial. Todaiji es una de las estructuras de madera más grandes del mundo, y contiene una estatua de más de 15 metros de bronce, conocida como el Gran Buda de Nara. Otros templos importantes son Kofukuji, Yakushiji y Toshodaiji. Fue considerada herencia mundial en 1998.

 

Toshogu

Santuarios y templos de Nikko: En 1999 obtuvieron el título de herencia mundial. Nikko es conocido por Toshogu, el santuario sintoísta construido en el siglo XVII y que fue designado mausoleo de Tokugawa Ieyasu, fundador del shognato Tokugawa. Los santuarios y la puerta principal conocida como Yomeimon están decorados ostentosamente con figuras pintadas. También se incluyen el santuario de Futarasan, el templo budista de Rinnoji y el bosque de criptomerias.

 

Castillo de Shuri

Gusuku y propiedades relacionadas con el reino de Ryukyu: Obtuvieron el título de herencia mundial en el 2000. El reino de Ryukyu gobernó el archipiélago del mismo nombre, incluyendo a Okinawa y otras islas por 400 años a partir del XV. Gusuku significa “castillo” o “lugar alto” en el dialecto de Ryukyu. Nueve propiedades, incluyendo las ruinas del castillo y sitios sagrados se incluyen en esta categoría. El castillo de Shuri, ubicado en la ciudad de Naha sirvió como castillo principal del reinado de Ryukyu.

 

Kii

Sitios sagrados y rutas de peregrinación en la cadena montañosa de Kii: Los sitios sagrados de Yoshino y Omine, Kumano Sanzan y Koyasan se ubican en las montañas de Kii, una región boscosa al sur de Nara y Kyoto. Considerada herencia mundial a partir del 2004, esta región incluye los templos de Shugendo, una secta budista que incorpora elementos sintoístas. Kumano Sanzan es el nombre colectivo de otros tres santuarios sintoístas de la región de Kumano, y Koyasan es un templo monástico ubicado en la montaña del mismo nombre.

 

Iwami Ginzan

Minas de plata de Iwami Ginzan y su paisaje cultural: Ubicado en la ciudad de Oda, prefectura de Shimane, la mina de plata de Iwami Ginzan operó durante 400 años, del siglo XVI al XX. Seguido de la introducción de técnicas avancadas de minería, el siglo XVI y XVII produjeron grandes cantidades de plata, contribuyendo al desarrollo económico de Japón y Asia. Fue considerada herencia mundial a partir del 2007.

 

Hiraizumi
Templos, jardines y sitios arqueológicos de Hiraizumi: Ubicado en la región de Tohoku, Hiraizumi alberga templos, jardines y otros restos históricos del clan Oshu Fujiwara, que gobernó por más de 100 años a partir del siglo XI. Designado herencia mundial a partir del 2011, Hiraizumi contiene templos  y jardines construidos con una arquitectura y técnicas agrícolas únicas que representan los ideales puros del budismo que promueven un mundo sin conflictos. Destacan el templo Chuson-ji y el templo Motsu-ji

 

Monte Fuji 2

Monte Fuji: Considerado herencia cultural a partir del 2013, el Monte Fuji es el sello de Japón, además de ser el monte más alto del país. Ha servido de inspiración para miles de obras literarias y pictóricas. Después de años de discusiones, se decidió que el Monte Fuji fuera considerado Herencia Mundial por su valor cultural, y no como un sitio natural.

 

Sitios Naturales

Yakushima

Yakushima: Herencia mundial desde 1993, esta región cubre un quinto de la isla de Yakushima. Esta región recibe la precipitación pluvial más alta de Japón, y cuenta con un clima subtropical, además de las montañas más altas de la región de Kyushu. Los bosques contienen varios árboles de criptomeria conocidos como Jomon Sugi, con más de 7 mil años de antigüedad.

 

Shirakami Sanchi

Shirakami Sanchi: Las montañas de Shirakami se ubican al norte de Honshu, la isla principal de Japón. Se considera que son bosques vírgenes de los árboles de hayas. Ahí habitan especies animales como el oso negro y varias especies de aves. Fue considerada herencia natural a partir de 1993.

 

Shiretoko

Shiretoko: La península de Shiretoko está ubicada en Hokkaido, la isla más septentrional de Japón. Cubierta por un denso bosque de coníferas y cadenas volcánicas, esta región es una de las más remotas de Japón. Un excelente ejemplo de la interacción de los ecosistemas terrestre y marino, Shiretoko es hogar de muchas plantas y especies en peligro de extinción. Se consideró herencia natural a partir del 2005.

 

Ogasawara-shima

Islas de Ogasawara: Este grupo de 30 islas que se ubican en el Océano Pacífico a aproximadamente mil kilómetros entraron a la lista de herencias naturales en el 2011. Al sudeste de Tokyo. Son islas que no se encuentran habitadas por el hombre, y contienen una rica variedad de flora y fauna, además de paisajes impresionantes. Debido a que este ecosistema nunca ha pertenecido a una masa terrestre más grande, muchas formas de vida han evolucionado de distinta manera y son especies únicas en esta isla. Existen más de 600 especies de animales y plantas endémicas, 57 de las cuales se encuentran en peligro de extinción.

 

Publicidad

Deja tu comentario!