Lafcadio Hearn es conocido por sus escritos sobre Japón a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, incluidos sus cuentos de terror japoneses.

Lafcadio Hearn (1850–1904) es mejor conocido por su colección “Kwaidan: Historias y estudios de cosas extrañas” (Kwaidan: Stories and Studies of Strange Things), que incluye clásicos cuentos de terror japoneses como “La historia de Mimi-Nashi-Hōïchi” y “Yuki-Onna”. La antología es una obra de arte atemporal que se lee ampliamente en el Japón y en todo el mundo. En él, Lafcadio Hearn muestra su habilidad como escritor y la visión perceptiva de un pensador que interroga a la civilización materialista.

En su recuento de más de sus más de 70 cuentos de terror japoneses a lo largo de su vida se puede ver que Lafcadio Hearn encontró un tipo de verdad en la literatura de lo sobrenatural y fue capaz de comprender los aspectos fundamentales de una cultura extranjera sin aplicar las ideas preconcebidas occidentales. A través de una mente abierta y una observación aguda con cada uno de sus sentidos, pudo comprender la esencia de la cultura japonesa y ver las perspectivas futuras del país. Esta habilidad está profundamente conectada con los antecedentes de Hearn y el viaje y vida en la otra mitad del mundo, y la forma en que su experiencia de otras culturas moldearon su pensamiento para oponerse a una visión antropocéntrica del mundo.

De Irlanda a Japón

Retrato de Lafcadio Hearn
Retrato de Lafcadio Hearn

En 1850, Patrick Lafcadio Hearn nació en Lefkada, en las Islas Jónicas de Grecia. Su padre Charles era un cirujano irlandés del ejército británico y su madre Rosa era de Kythira, otra de las islas Jónicas.

Cuando tenía dos años, se mudaron a la casa de la familia de su padre en Dublín, Irlanda. Sin embargo, su madre Rosa, sufría de angustia mental y regresó a Grecia cuando Lafcadio tenía cuatro años. Nunca la volvería a ver. Hearn fue criado por la tía de su padre Sarah Holmes Brenane, aunque su cuidado diario era responsabilidad de su enfermera Catherine Costello, que era de Connaught, y quien tenía la tradición oral celta más rica de Irlanda.

Hearn rara vez hablaba de su tiempo en Irlanda, pero en su vida posterior escribió en una carta de Tokyo al poeta irlandés William Butler Yeats: “Tenía una enfermera de Connaught que me contó cuentos de hadas e historias de fantasmas. De modo que aprendí a amar las cosas irlandesas.” No hace falta decir que su afinidad y aceptación de los espíritus irlandeses allanó el camino para su posterior investigación sobre los cuentos de terror japoneses.

La bancarrota de su tía abuela lo llevó a llevar una vida vaga en Londres antes de estudiar por un tiempo en el norte de Francia. A los 19 años, emigró en un viaje en solitario a Cincinnati en los Estados Unidos.

Después de un matrimonio fallido con Alethea Foley, Lafcadio Hearn se mudó a Nueva Orleans, donde quedó fascinado por la fusión de las tradiciones francesa, africana e indígena en la cultura criolla. Publicó un diccionario de proverbios criollos y el primer libro de cocina criolla del mundo. También hizo visitas frecuentes a Marie Laveau, conocida popularmente como la Reina del Vudú. Se interesó en el estudio de los hechizos y las creencias populares del vudú, que tenía su origen en África y que había establecido raíces locales.

Los informes de Hearn sobre la Feria Mundial de Nueva Orleans de 1884-1885 trajeron un encuentro casual con la cultura japonesa. Compró dos volúmenes de mitos japoneses resumidos en francés. Fue entonces que comenzó a interesarse por la cultura fundamental del Oriente desconocido. Después de su regreso a Nueva York, decidió que había llegado el momento de hacer su viaje a Japón. El 4 de abril de 1890, vio por primera vez el monte Fuji desde la cubierta de Abisinia y pisó tierra en Yokohama. Tenía 39 años.

Izumo, tierra de los dioses

Hearn viajó inicialmente a Japón como corresponsal especial de Harper’s, pero el contrato fue anulado y decidió establecerse localmente. Con la ayuda de Hattori Ichizō, un burócrata del ministerio de educación que había conocido en la Feria Mundial de Nueva Orleans, y Chamberlain, obtuvo un puesto de profesor en la Escuela Secundaria Común de Matsue, en la Prefectura de Shimane. Llegó allí el 30 de agosto de 1890. En la parte delantera del Kojiki había un mapa que mostraba “El mundo conocido por los japoneses de la era mítica”, con las palabras “Ciclo legendario de Idzumo” escritas en él. Hearn debió haber sentido una gran alegría y entusiasmo por su oportunidad de vivir cerca de Izumo, el escenario de los primeros mitos de Japón.

En Matsue, Hearn encontró un espíritu afín en el subdirector Nishida Sentarō. También comenzó a vivir con Koizumi Setsu, la hija de una familia de samuráis en Matsue que fue presentada por Nishida. Muchos de los cuentos de terror japoneses que posteriormente Lafcadio escribiría le fueron transmitidos por Setsu.

Fue recibido cálidamente en el Santuario Izumo Taisha por el sacerdote principal Senge Takanori, convirtiéndose en el primer occidental en ingresar al honden, o la estructura principal del santuario. Más tarde hizo dos visitas más para estudiar sintoísmo a través de la experiencia directa.

Investigando el espíritu japonés

Lafcadio Hearn al lado de Koizumi Setsu, su esposa
Lafcadio Hearn al lado de Koizumi Setsu, su esposa

Aturdido por el frío de Matsue en invierno, después de un año y tres meses, Hearn emprendió nuevos viajes. Vivió sucesivamente en Kumamoto, Kobe y Tokio. Mientras estuvo en Kobe, consideró su futura vida hogareña, se casó con Setsu en 1896 y tomó el nombre japonés Koizumi Yakumo. Como explicó alegremente en una carta de septiembre a su amigo Elwood Hendrick, “‘Yakumo’ es una alternativa poética para Izumo, mi querida provincia, ‘el lugar de emisión de nubes’.” Comprenderás cómo se eligió el nombre.”

A partir de sus días en Kumamoto, se encontró con un Japón que había perdido su humildad y estaba presionando hacia la occidentalización, la modernización y el militarismo; no había sentido nada de esto en Matsue. Su decepción trajo consigo una perspectiva madura y objetiva del país. Reduciendo su trabajo de campo, se encerró en su estudio para investigar la visión japonesa de los kami (dioses). Al mismo tiempo, escuchó los cuentos de fantasmas de Setsu, absorto en crear versiones imbuidas de un espíritu literario.

Leyendo a Lafcadio Hearn en un Japón invadido

En el trabajo final de Hearn, “Japón: un intento de interpretación”, escribió una historia acerca del espíritu de Japón. Consideraba que el culto a los antepasados pasaba  de un “culto doméstico” a través de un “culto comunitario” a un “culto estatal”, en el que se adora a los antepasados imperiales en el Santuario de Ise. En otras palabras, vio el culto a los antepasados como inseparable de la reverencia mostrada al emperador. Uno de los lectores posteriores que estuvo de acuerdo con esta evaluación fue el general estadounidense Bonner Fellers, quien sirvió bajo el mando del general Douglas MacArthur durante la Segunda Guerra Mundial.

Busto de Lafcadio Hearn
Busto de Lafcadio Hearn

Fellers leyó todas las obras de Hearn y, poco después de llegar a Japón como parte de las operaciones inmediatamente después del final de la guerra, buscó a sus descendientes y visitó su tumba. El general contribuyó a la redacción de un memorándum sobre la institución imperial y una memoria del emperador Shōwa (Hirohito). También propuso que el emperador no debería ser sometido al Juicio de Tokio, y que, en cambio, su autoridad debería aplicarse en una nueva dirección democrática. Esto evitaría eliminar el ancla espiritual del pueblo japonés. Fellers hizo una gran contribución a la realización del papel simbólico de hoy para el emperador.

Lafcadio Hearn falleció el 26 de septiembre de 1904 debido a un fallo cardiaco a la edad de 54 años.

Fuente

Rodrigo es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM, cuenta con Maestría en Negocios Internacionales por la Universidad de Suzhou. Se especializa en temas de Asia Oriental. Traductor e intérprete consecutivo de japonés, chino, inglés y español, cuenta con experiencia en la industria automotriz e inversión. Actualmente es fundador de Qualli, una empresa de traducción y consultoría comercial.