Oda Nobunaga (1534-1582)

Ilustración de Oda Nobunaga

Oda Nobunaga (織田信長) fue un daimyo del periodo Sengoku de la historia de Japón. Hijo de Oda Nobuhide, un terrateniente menor y de pocas propiedades en la provincia de Owari, Nobunaga vivió una vida de continuas conquistas militares para eventualmente conquistar la mayoría de Japón antes de su muerte en 1582.

Escultura de Oda Nobunaga

Militarmente, Nobunaga no sólo cambió la manera en la que se peleaban las guerras en Japón, sino que también creó las fuerzas más modernas de todo el mundo para su época. Desarrolló, implementó y expandió el uso de picas, armas de fuego, barcos acorazados, y castillos fortificados. Nobunaga también instituyó un sistema de clase guerrera especializado y designó a sus aliados en posiciones de acuerdo a su habilidad, y no basados en su nombre, rango o relación familiar como en periodos históricos. Sus allegados también tuvieron acceso a tierras de acuerdo a la producción de arroz, y no de acuerdo al tamaño. El sistema organizacional de Nobunaga en particular fue usado extensivamente por su aliado Tokugawa Ieyasu al formar el shogunato en Edo.

rakuichi rakuza

El genio de Nobunaga no quedó restringido solamente al campo de batalla, sino que también era un hombre de negocios y entendía los principios de microeconomía y macroeconomía. Primero, para modernizar a la economía basada en agricultura para convertirla en una economía de manufactura y servicios, se desarrollaron ciudades alrededor de los castillos como centro y base de las economías locales. Se trazaron rutas dentro de su dominio entre los castillos no sólo para facilitar el comercio, sino también para mover ejércitos en poco tiempo. El comercio internacional se expandió más allá de China y de la península de Corea, llegando a Europa, Filipinas, Siam e Indonesia.

Nobunaga también instituyó las políticas de rakuichi rakuza como una forma de estimular los negocios y la economía en general. Estas políticas abolían y prohibían los monopolios y abrieron las uniones privilegiadas, asociaiones y gremios que consideró que eran dañinos para el comercio en general. También desarrolló la exención de impuestos y estableció leyes para regular y facilitar préstamos.

Castillo de Azuchi

Al tiempo que Nobunaga conquistaba la mayor parte de Japón y reunió grandes riquezas, progresivamente apoyó a las artes por las que siempre tuvo interés, y que más tarde y gradualmente utilizaría para exhibir su poderío y prestigio. Construyó grandes jardines y castillos que eran obras de arte en sí mismos. El castillo de Azuchi en la costa del lago Biwa se dice que es el más grande en la historia de Japón, cubierto con oro y estatuas en el exterior, y decorado con pinturas de Kano Eitoku en el interior.

Sen no rikyu

Nobunaga es recordado en Japón como una de las figuras más maquiavélicas del periodo Sengoku. Apoyó el desarrollo del cristianismo que se infiltró en Japón, aunque siempre permaneció ateo. Usó a la religión para la persecución de los monjes Ikko. También durante su tiempo, Sen no Rikyu, maestro de té, estableció la ceremonia del té que fue popularizada como una forma de hacer negocios y política. En esta época también se estableció el kabuki moderno que se desarrolló más tarde en el periodo Edo.

Akechi Mitsuhide

Finalmente, Nobunaga murió en un golpe de estado planeado por Akechi Mitsuhide, uno de los generales bajo su comando, pero que lo traicionó. Las razones son confusas, pero implican celos hacia otras personas preferidas por Nobunaga. Mitsuhide rodeó con 13 mil hombres el templo en el que se hospedaba Nobunaga y le prendió fuego. Se dice que por honor, Nobunaga cometió seppuku.

Publicidad

Deja tu comentario!