Si has estudiado la historia reciente de Japón, probablemente sepas que la Segunda Guerra Mundial concluyó con la capitulación el 15 de Agosto de 1945, cuando el Emperador Hirohito emitió su famoso comunicado en la radio anunciando la renuncia incondicional de Japón, como lo pidieron las fuerzas aliadas en la declaración de Potsdam.

Aunque técnicamente, estás equivocado. La noticia de la aceptación de la declaración fue publicada en el Kanpo, la gaceta oficial del gobierno de Japón, durante las últimas horas del día anterior. Seguramente los aliados no estaban suscritos a la gaceta, y los japoneses no lo supieron hasta el día siguiente, pero la publicación en el kanpo son lo que hacen las cosas reales, al menos oficialmente.

Mujer publicando el kanpo
Mujer publicando el kanpo

Desde 1883, el kanpo (官報) es la forma en la que el gobierno hace anuncios oficiales. Publicado por el Buró de Imprenta Nacional (que también curiosamente emite billetes, estampillas y pasaportes), estuvo por primera vez disponible en papel y entregado a suscriptores y tiendas a lo largo del país. Esto significa que podía tomar un día o dos en que las copias llegaran al destino en algunas partes del país. Sin embargo, un reglamento emitido por la Suprema Corte en 1958 logró defender a un acusado de ser castigado por uso de narcóticos debido a que el kanpo con dicha enmienda había llegado hasta el día siguiente a su ubicación.

En teoría, se supone que la gente debe ser notificada con anterioridad sobre las leyes y regulaciones que deben obedecer. En el mundo real, para que la gente esté adecuadamente informada requeriría un día entero para leer el kanpo.

Publicada casi todos los días entre semana en un volumen principal y varios secundarios, la gaceta genera un flujo constante de información sobre la labor del gobierno. Aunque hay gente que se dedica a leer el reporte, la mayoría trabajan para gobierno. No por nada 40% de los subscriptores trabajan en instituciones gubernamentales.

Aunque cualquier persona se puede suscribir a la versión impresa, también existe una versión en línea que incluye un buscador. Aunque, como es de esperarse de la burocracia japonesa, hay que enviar una aplicación en papel y obtener un carnet físico para poder acceder.

Kanpo: Un día en la vida del gobierno

¿Qué aparece en el kanpo? Casi todo lo que importa y mucha información que no. Es el medio por el que las leyes nacionales y las regulaciones se promulgan, y se explican otras acciones del gobierno.

Por mencionar un ejemplo, la publicación del 13 de Julio promulga correcciones al código civil protegiendo los derechos de herencia de residencia de conyuges en matrimonios de largo plazo, junto con una nueva ley que establece un sistema para registrar testamentos en burós de asuntos legales. El 27 de Julio se promulgó la ley concerniente a casinos que el Partido Liberal Democrático propuso ante la cámara días antes. 

Tu propio nombre puede aparecer en el kanpo
Tu propio nombre puede aparecer en el kanpo si tu empresa quiebra

Aunque suena aburrido, también se pueden encontrar algunas curiosidades en el kanpo. Políticos de oposición publican por este medio sus preguntas, así como los oficiales emiten sus respuestas. También se hacen públicas asignaciones a puestos públicos. Si eres fan de la familia imperial, puedes saber todo de ellos leyendo el kanpo. De acuerdo a la gaceta oficial, el 9 y 10 de Julio visitaron la prefectura de Shizuoka, y el 6 de Julio la emperatriz Michiko atendió el concierto de la Orquesta Filarmónica de Japón en Tokyo, y el Emperador envió un telegrama al presidente Turco Erdogan para felicitarlo por su reelección.

Cualquiera tiene oportunidad de aparecer en el kanpo y tener su minuto de fama. Si te naturalizas como ciudadano japonés,  te declaras en bancarrota o pasas un examen nacional, tu nombre (y tal vez tu dirección) son publicadas. Aquellos que retienen dos nacionalidades ilegalmente también pueden saber que perdieron su nacionalidad japonesa a través del kanpo (si se toman la molestia de leerlo).

También existe una forma de señalar a la gente en público por medio del kanpo. Se publican nombres de abogados que actuaron de manera poco ética, así como gente que ha cometido transgresiones que provocaron la pérdida de su placa y necesitan un reemplazo.

Por último, también se publican noticias de “muertos itinerantes”, o gente encontrada muerta pero que cuyo nombre o domicilio se desconocen. A veces, la descripción puede ser sumamente detallada. El 1 de Junio por ejemplo, se encontró una anciana de 66 años que falleció por heridas auto inflingidas en el cementerio de Takarazuka, prefectura de Hyogo. El 16 de Junio se encontró el cuerpo de un hombre de más de sesenta en Nishio, prefectura de Aichi. Su dedo anular derecho tenía un aniñño con la inscripción “MtoT #18 Pm900 75.2.26”, su cuerpo fue incinerado y está disponible para quien lo reclame.