Los sellos personales, o hanko ya no serán requeridos para abrir cuentas o retirar dinero en los grandes bancos.

Ha tomado más de un siglo, pero los bancos japoneses finalmente están diciendo adiós a una pieza de tecnología que había perdurado desde el periodo del shogunato. El hanko, un sello personal que se necesitaba para transacciones simples en Japón desde el siglo XIX, desaparecerá lentamente en algunas de las instituciones financieras más grandes.

Las prestadoras comenzaron por permitir que sus clientes transfirieran dinero o hicieran pagos desde su teléfono o tablet, en lugar de utilizar el sello de madera y tinta como sus antecesores. Para los millennials en japón, uno de los países más obsesionados con la tecnología en el planeta, este cambio ya se había tardado en llegar.

“Es mucho trabajo llevar el hanko y hacer la papelería sólo para retirar dinero en las sucursales,” dijo Tomoyuki Shiraishi, un trabajador en el sector de construcción de 24 años que vive en Kurashiki, el oeste de Japón.

Después de llegar tarde a la revolución de fintech, los bancos japoneses están en una carrera por ponerse al corriente y reducir la papelería, incrementar la eficiencia y atraer a generaciones jóvenes.

Mitsubishi UFJ Financial Group Inc., el mayor prestador de Japón, es un caso ejemplar. El banco comenzó a ofrecer cuentas que no requieren hanko o libreta de depósitos y está renovando su red de sucursales para sustituir filas de cajeros con tablets y cabinas de video.

La meta es ayudar a los clientes a adaptarse a las plataformas digitales para que puedan eventualmente hacerlo desde sus propios dispositivos. Más de 100 de las 500 sucursales de MUFJ se convertirán al nuevo formato para el 2024. El banco con base en Tokyo planea reducir a la mitad el número de sucursales con mostradores tradicionales durante el mismo periodo de tiempo.

MUFG no está solo. Resona Holdings Inc. comenzó a permitir a sus clientes abrir cuentas sin necesidad de un hanko en 600 sucursales desde el año pasado. La transición digital es respaldada por la administración del Primer Ministro Shinzo Abe, quien elaboró una propuesta para tener más servicios del gobierno disponibles en línea.

Tecnología vs. Burocracia

El hanko sigue siendo utilizado para muchos contratos, los pequeños negocios los utilizan para muchos contratos, y todavía son un requisito para cosas como matrimonio y propiedad de inmuebles.

El hanko sigue siendo utilizado para muchos contratos, los pequeños negocios los utilizan para muchos contratos, y todavía son un requisito para cosas como matrimonio y propiedad de inmuebles.

La lucha contra la burocracia japonesa no es fácil. Le tomó a MUFG dos años convencer a 450 gobiernos locales para comenzar a procesar pagos de impuestos de manera electrónica, dice Takayuki Ogura, director de la principal unidad bancaria del grupo.

En otras áreas de Japón, el hanko está muy arraigado. Los pequeños negocios los utilizan para muchos contratos, y todavía son un requisito para cosas como matrimonio y propiedad de inmuebles.

Los padres acostumbran comprarles un hanko hecho a mano a sus hijos cuando alcanzan la mayoría de edad, y es un detalle que muchos turistas compran como souvenir, dijo Keiichi Fukushima, un carpintero con licencia y que es la cuarta generación de propietarios de una tienda de hanko en el distrito histórico de Ueno, en Tokyo. Hacer hankos es un negocio de 1.5 mil millones de dólares al año, dice Fukushima, quien es vice presidente del grupo de comercio nacional.

“Todavía hay muchas ocasiones para las que necesitamos el hanko en nuestras vidas, dice Fukushima.”

Minami Yoshida, un empleado de cuentas para un productor de partes industriales en Kawasaki, cerca de Tokyo, espera que no sean tantas. Antes de poderle pagar a los proveedores, Yoshida tiene que sellar formatos de transferencia en efectivo con el hanko de la empresa y llevarlos al banco para procesar. “Creo que es muy ineficiente”, dijo.

Curiosidades del hanko

Un buen hanko puede costar hasta 20 mil yenes (180 dólares).
Un buen hanko puede costar hasta 20 mil yenes (180 dólares).
  • El hanko fue introducido a Japón de China durante el periodo Kamakura (1185-1333) para uso de señores feudales y shogun. También conocido como inkan, su uso se generalizó durante el periodo Edo (1603-1868) y su uso legal fue establecido para usos oficiales en 1873.
  • Hoy en día, el hanko tiene tres usos: Como jitsuin registrado para contratos importantes como la compra de una casa; como ginkoin para transacciones bancarias, y como mitomein para tareas comunes como firma de recepción de paquetes.
  • Los hanko más baratos son de goma y se pueden comprar en tiendas de 100 yenes. Un hanko más adecuado es tallado a mano en madera, o en el cuerno de algún bovino, y puede costar más de 20 mil yenes.

Fuente