19 julio, 2024

Alita: Battle Angel, ¿la mejor adaptación live-action?

Este año por fin se estrenó “Alita: Battle Angel” (“Battle Angel: La última guerrera”), otra adaptación live-action producida por Hollywood. En esta ocasión, basada en el manga “GUNMM” de Yukito Kishiro.

El manga fue publicado en Japón entre 1990 y 1995 en la revista Business Jump. En 1993 fue adaptada a un anime. Originalmente se tenía planeado hacer toda la historia, pero al final sólo se estrenaron dos OVAs (correspondientes a los dos primeros volúmenes del manga), debido a que las animaciones no tuvieron mucho éxito.

¿Quiénes realizaron la adaptación live-action?

En 1999, el director mexicano Guillermo del Toro le mostró el manga a James Cameron, quien se obsesionó con la idea de hacer una película. Sin embargo, le llevó cinco años preparar un guión; para ese entonces él ya estaba muy ocupado con la primera entrega de “Avatar”.

Pasó el tiempo, y James Cameron reconoció que las secuelas de “Avatar” no lo dejarían llevar a cabo la adaptación live-action que tanto anhelaba. Es por eso que finalmente decidió producir la película, y delegar el papel de director a Robert Rodriguez.

¿De qué trata la película Alita: Battle Angel?

La historia se desarrolla en un futuro lejano, después de una gran guerra. En el siglo XXVI sólo existen dos clases de personas: los que viven en la ciudad flotante de Salem, y los que viven debajo de ella. La trama comienza cuando el Dr. Dyson Ido encuentra lo que parece ser una cyborg con el cerebro intacto.

El Doctor Ido decide llevársela a su consultorio para devolverla a la vida. No obstante, termina reconstruyéndola, “adoptándola” y dándole el nombre de Alita, ya que la cyborg sufre de amnesia; no sabe quién es ni de dónde proviene.

Poco a poco Alita va recordando su pasado. Muy pronto descubre que tiene sorprendentes habilidades de combate, y que las peleas le ayudan a despertar su memoria. Asimismo descubre que es capaz de sentir y de amar. Es por eso que es perseguida por muchos, pues ella es única. Además, porque representa un peligro para el sistema social establecido.

Lo bueno y lo malo de la adaptación live-action

La historia mezcla acción, drama, romance y efectos especiales de otro nivel gracias al espléndido trabajo CGI. En primer lugar, lograron recrear el universo de Alita respetando la estética cyberpunk. En segundo, porque respetaron las escenas de combate entre los cyborgs.

Las peleas son fluidas, y muestran todas las armas y las técnicas de ataque que aparecen en el manga. Es por eso que la película no se ve como otra típica adaptación live-action fallida; porque intentó fusionar lo mejor de la creatividad de Japón y Estados Unidos. Tal vez esa sea la razón por la cual James Cameron insistió en representar a Alita en CGI con unas facciones caricaturescas.

Cuando salió el traíler de la película todo mundo criticó los ojos de Alita. Sin embargo, esta característica no afecta. De hecho, te acostumbras a su imagen, e incluso llegas a comprender que ese diseño tiene un significado. Los enormes ojos la diferencian como una cyborg, pero al mismo tiempo la hacen más humana porque reflejan muchas emociones.

“Alita: Battle Angel” es visualmente gloriosa; un espectáculo digital natural y bien logrado. No obstante, tiene sus defectos. Uno de ellos es el romance entre Alita y Hugo. La relación entre ellos dos es vital para el desarrollo de la trama, pero en la película aparece como un ingrediente extra.

También hay problemas con el guión, el cual sólo toma las partes más importantes de los primeros volúmenes de “GUNNM”. De ahí que la historia a veces no se sienta fluida, sino más bien como una rápida secuencia de pequeños capítulos pegados.

Alita: Battle Angel es una buena película

La película no es fiel al manga, y tampoco propone nada nuevo. De las pocas cosas originales que hay son los elementos mexicanos que el director incluyó discretamente. Como por ejemplo, el tatuaje del sol azteca en la espalda del cyborg llamado Zapan. Aun así, “Alita: Battle Angel” ya es considerada la mejor adaptación live-action estadounidense de una obra japonesa.

Aunque muchos no quieran admitirlo, es la primera adaptación live-action de Hollywood que no arruina la versión original. El éxito es debido a la pasión de los realizadores, quienes se esforzaron por entender y capturar la esencia de la historia con el apoyo de un enorme presupuesto (de aproximadamente 170 millones de dólares).

Si la película obtiene ganancias, podremos ver una continuación de las aventuras de Alita, o bien el inicio de más y mejores adaptaciones. Al menos esperemos que ese sea el caso de la próxima película live-action de “Kimi no na wa”, porque ahora (que hemos visto que es posible hacer una adaptación de calidad) la crítica será más dura.

“Alita: Battle Angel”  es una buena película, independientemente de si sabes algo sobre la historia original o no. Es una adaptación sólida de un manga complejo que logra cumplir con las expectativas de los fanáticos y aumentar el número de aficionados. Es una señal de que aún hay esperanza para Hollywood.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *