Historia de la literatura japonesa

Si bien el sistema de escritura se introdujo a Japón relativamente tarde, esto no es un detrimento para la riqueza que ofrece la cultura japonesa. Libros como el Kojiki (古事記, Registro de Cosas Antiguas) y el Nihon Shoki (日本書紀, Crónicas de Japón) son los primeros ejemplos de literatura japonesa, mientras que el libro de Manyoshu (万葉集, Las mil hojas) es una muestra que exhibe la riqueza de la poesía japonesa.

La creación de los kanas en el siglo IX fue de gran provecho para la literatura japonesa, que permitió un estilo más propio de expresión, y que a la vez dio paso a la literatura vernácula. Grupos de mujeres consortes de las cortes imperiales produjeron obras importantes como Genji Monogatari (源氏物語, La historia de Genji), de Murasaki Shikubu, o Makura no Soshi (枕草子, Libro de Cabecera) de Sei Shonagon. Posteriormente la literatura narrará los eventos bélicos de la era de los samuráis, como Gunki Monogatari (軍記物語, Historias de guerra) o Heike Monogatari (平家物語, La historia de Heike).

La literatura moderna japonesa indudablemente se ha influenciado por la literatura universal, que se enfoca en tramas más relacionadas con la realidad. Obras como Ukigumo (浮雲Nubes a la deriva), de Futabei Shimei presentan un estilo más coloquial en el lenguaje; Takekurabe (たけくらべCreciendo), de Higuchi Ichiyo narra la soledad de los niños que pasan por la adolescencia y la pubertad.

La novela realista alcanza su cúspide con Natsume Sōseki, que en sus obras incluye motivos como la educación universitaria, egoísmo, separación del resto del mundo y la incertidumbre. Sus obras más importantes son Botchan (坊っちゃん) y Wagahai wa neko de aru (吾輩は猫である, Soy un gato). Otro exponente del periodo de la posguerra es Kawabata Yasunari, ganador del premio nobel por novelas como Yukiguni (雪国, País de nieve) y Yama no oto (山の音, El rugido de la montaña).

Actualmente autores que han adquirido reconocimiento mundial son Murakami Haruki, cuya novela Noruuei no mori (ノルウエイの森, Bosque noruego) vendió más de 10 millones de ejemplares; y Yoshimoto Banana, cuyas novelas tratan de la vida cotidiana de las personas después de la muerte de un ser querido. Su novela más conocida es Kichin (キッチン, Kitchen).

Publicidad

Deja tu comentario!