Kojiki, el registro de cosas antiguas

Kojiki

De toda la literatura japonesa que se ha acumulado por más de doce siglos, quizás la obra más importante es el Kojiki (古事記, Registro de cosas antiguas) que fue compilado en el año 712. La importancia del libro radica en que describe con mayor fidelidad que cualquier otro la mitología, modales e idioma, así como la historia tradicional de Japón.

El Kojiki es la obra literaria más antigua que se conecta a la raza altaica, y en el 2012 celebró su aniversario número 1300. El libro recoge varios mitos de JApón, y comienza se remonta a un periodo conocido como Kamiyo (la era de los dioses), comenzando por el mito de la creación de Japón. Otros mitos que incluye son el de la creación de las islas por Izanagi e Izanami; el viaje de Izanagi a Yomi-no-kuni (el inframundo); La batalla de Susanoo contra Yamata-no-Orochi; las aventuras de Okuninushi; y la historia de su hijo Ninigi, nieto de Amaterasu.

Orfeo y Eurídice

 

Estos mitos tienen algunas similitudes con las mitologías de otras partes del mundo, como las leyends de la mitología griega. Por ejemplo el descenso de Izanagi al inframundo tiene varios paralelismos con el mito de Orfeo y Eurídice; o la leyenda de Susanoo y Yamata-no-Orochi con la de Hércules y la hidra.

Las hazañas de los dioses incluidas en el Kojiki eventualmente conducen al registro de la historia del linaje de la familia imperial hasta la Emperadora Suiko (593 – 628) y otros eventos que ocurrieron durante el reinado de cada emperador. Así, el Kojiki traza una ruta desde la mitología hasta el registro histórico, y aunque es difícil diferenciar qué partes son mito y qué partes son hechos históricos, la mezcla de historias le da al lector muchas ventanas para percibir la cultura e historia de Japón.

Susanoo contra Yamata-no-Orochi

El Kojiki refleja la historia de Japón desde el punto de vista de la aristocracia de Yamato, y fue comisionado por el emperador Tenmu, pero fue terminado veinticinco años después, cuando transcurrieron los gobiernos de otros tres emperadores, durante el reinado de la Emperadora Genmei. La conclusión del Kojiki un año después de que se estableció a Nara como capital indica que la corte de Yamato daba un paso adelante para justificar su autoridad suprema sobre la población de Japón.

La singularidad del Kojiki es que su forma de escritura es híbrida, pues intenta preservar el vocabulario del yamato (japonés nativo) que era de tradición oral y no tenía expresión escrita, con el léxico de los kanji, de procedencia china. Así, se utilizan caracteres chinos para su valor fonético. Así se intenta preservar la calidad oral de la tradición hablada en una forma escrita.

Izanami e Izanagi 2

El texto se compone de tres libros. El primero trata sobre la mitología (la era de los dioses), y el segundo y tercero se refieren al linaje imperial. El segundo libro termina hasta un siglo antes de la era en la que fue escrito el kojiki, y el tercer libro retoma a partir de ese siglo y narra historias de batallas y romances en formato de canciones. Estas historias continúan hasta el siglo V con el Emperador Kenzō, y a partir de él sólo se remite a la genealogía.

La estructura general de la obra refleja el establecimiento de tres órdenes: el del universo, el de la humanidad y el de la historia. Esto difiere de la tradición oral, que consiste de simple léxico de la mitología, narraciones épicas y canciones que cuentan historias. Además, es distinto de otros libros que fueron escritos posteriormente, como el Nihon Shoki, ya que el kojiki no hace distinción entre los reinos de cada emperador, ya que hay pocas fechas en el texto, que sólo se limitan a las defunciones de los emperadores. Así, la historia que comienza con un emperador puede concluir con el reinado de otro.

Publicidad

Deja tu comentario!