Amaterasu, la diosa del sol

amaterasu o-mikami

Amaterasu Ō-mikami es la diosa del sol en el folclor sintoísta. De acuerdo a la leyenda, Amaterasu estaba destinada a gobernar Takamaga-hara (El plano del cielo). Amaterasu tenía la compañía de otras doncellas, que se dedicaban al tejido y tendido de los campos de arroz. Fue Amaterasu quien le enseñó a los hombres a cultivar arroz y tejer ropa

Susano-o

La diosa del sol tenía un hermano menor, Susanowo, quien era malvado. En alguna ocasión pisoteó los arrozales de su hermana e hizo gestos obscenos a ella y sus compañeras. El mayor agravio que cometió Susanowo fue matar al potro del cielo y arrojar su piel al cuarto en el que Amaterasu y sus compañeras trabajaban.

leyenda de Amaterasu

Por este acto Susanowo fue desterrado, pero Amaterasu estaba tan perturbada que se escondió en una caverna. Sin la diosa del sol, el universo cayó en la obscuridad. Preocupados por la situación, un grupo de personas y dioses se reunieron fuera de la caverna en la que la diosa se escondía, y trataron de convencerla de que saliera. Sin embargo, Amaterasu no cedió. Los dioses y hombres llevaron joyas y espejos para convencerla de que saliera, pero seguía sin salir.

Amaterasu saliendo de la caverna

 

Finalmente una diosa comenzó a bailar, haciendo que las demás personas rieran. Amaterasu por curiosidad se asomó para ver qué ocurría afuera. Los dioses hablaban de una diosa más inteligente y bella que ella. Amaterasu salió de la cueva y vio su propio reflejo en un espejo y ya que nunca antes había visto, y quedó cautivada por su imagen. Los dioses aprovecharon para sellar la entrada de la cueva e impedir que volviera a entrar, y el orden regresó a la Tierra.

Jimmu

Seis generaciones más tarde, Jinmu se convirtió en el primer emperador de Japón. Esta leyenda establece la divinidad del emperador de acuerdo a los principios del sintoísmo, que se volvió la religión oficial del Estado en 1868 cuando el Emperador Meiji tomó el poder.

Publicidad

Deja tu comentario!