Yasunari Kawabata (1899 – 1972)

Yasunari Kawabata

En 1968, Yasunari Kawabata fue el primer escritor japonés en ganar un Premio Nobel de Literatura. Sus trabajos combinaban la belleza del Japón antiguo con tendencias modernas, y su prosa mezclaba realismo con visiones surrealistas. Los libros de Kawabata han sido descritos como “lírica melancólica” y frecuentemente exploran el lugar del sexo en la cultura y las vidas individuales. A lo largo de su vida, Kawabata escribió varias novelas y cientos de historias de una página que llamó tanagokoro no shosetsu (掌の諸説, Historias de la palma de la mano), y dijo que expresaban la escencia de su arte.

Retrato de Yasunari Kawabata de joven

Yasunari Kawabata nació en una familia próspera en Osaka, Japón. Su padre, Eikichi Kawabata, era un médico que murió de tuberculosis cuando Yasunari tenía tan sólo 2 años. Quedó huérfano tras la muerte de su madre a la edad de tres, su abuela cuando tenía siete, y su única hermana cuando tenía nueve. Las muertes de sus familiares le privaron a Yasunari de una infancia normal, y dice que aprendió de la soledad y el desarraigo a temprana edad. Más tarde en su vida, el autor se describió a sí mismo como alguien “sin hogar o familia”. Algunos críticos sienten que estos traumas tempranos permean a través del sentimiento de pérdida y remordimiento en sus escritos.

Después de perder a su abuelo en 1915, Kawabata se movió a una habitación de una escuela secundaria. Comenzó a estudiar literatura en la Universidad Imperial de Tokyo en 1920, y se graduó en 1924. Kawabata y un grupo de jóvenes escritores fundaron el Bungei Jidai (Nueva Era Artística). Con este periódico, defendieron un movimiento literario conocido como Shinkankaku (Neo-sensualismo), que se oponía a la entonces escuela dominante realista. Kawabata estaba interesado en la novela de Avant-Garde europea, y también escribió el guión para la película expresionista Kuritta Ippeji” (Una página de locura, 1926), de Kinugasa Teinosuke.

Kawabata - La bailarina de Izu

Kawabata ganó éxito entre los críticos con su novela Izu no Odoriko (La bailarina de Izu, 1925). La obra autobiográfica habla de su amor ciego de juventud por una joven bailarina de catorce años, cuyas piernas se estiraban “como un árbol joven de paulownia”. La historia termina con su separación. Las mujeres jóvenes aparecen en muchas de las obras de Kawabata, como en Nemureru Bijō (La Bella Durmiente, 1961) y la novela corta Tanpopo (Diente de León, publicada póstumamente).

La novela fragmentada Asakusa Kurenaidan (La pandilla de Asakusa, 1929-1930) se ubica en el distrito de Asakusa en Tokyo, famoso por sus casas de geishas, bailarinas, bares, prostitutas y teatros. La novela se serializó en el Asahi Shinbun, trayendo la ficción moderna y experimental a una audiencia más amplia de Japón. Kawabata se casó en 1931. Durante la Segunda Guerra Mundial, Kawabata se mudó a Manchuria, y se dedicó a estudiar Genji Monogatari (La historia de Genji), un clásico de la literatura japonesa del siglo XI.

Después de la guerra, Kawabata publicó su novela más famosa, Yukiguni (雪国, El país de la nieve, 1948), la historia de un esteta de edad media, Shimamura, y una geisha que envejece, Komako. Sus encuentros esporádicos se ubican en un lugar aislado; los balnearios al oeste de las montañas centrales, donde los inviernos son obscuros, largos y silenciosos. Yukiguni ha sido filmada varias veces. La versión de Shido Toyoda de 1957, donde aparecen Kishi Keiko como Komako y Ryo Ikebe como Shimamura, es considerada la mejor versión.

Por muchos, Yama no oto (山の音, El sonido de las montañas, 1954) es considerada la mejor obra de Kawabata. La novela ilustra la crisis de una familia a través de episodios que se encuentran conectados. El protagonista, Shingo, representa los valores japoneses tradicionales. Se preocupa de la crisis marital de sus dos hijos. Las escenas de la vida diaria de este héroe se entretejen con las descripciones poéticas de la naturaleza, los sueños y los recuerdos. Su obra le mereció a Kawabata el premio literario por la Academia Japonesa. Kawabata combinó y refinó la estética japonesa con la narrativa psicológica y el erotismo. En sus obras de ficción tempranas, Kawabata experimentó con técnicas surrealistas, pero en sus escritos últimos, su estilo naturalista se volvió más impresionista.

Retrato Yasunari Kawabata

Conforme pasó el tiempo, Kawabata se volvió un escritor famoso alrededor del mundo. En la década de los sesentas, después de recibir el Premio Nobel, Kawabata hizo un tour por los Estados Unidos, impartiendo clases en universidades. A finales de la misma década, Kawabata apoyó a candidatos políticos conservadores en Japón, y con Yukio Mishima y otros escritores firmó un comunicado condenando la Revolución Cultural en China. Kawabata condenó el suicidio en el discurso durante la entrega de su Premio Nobel, tal vez recordando la muerte de varios de sus amigos escritores. Sin embargo, Kawabata había sufrido durante mucho tiempo de una mala salud, y el 16 de abril de 1972, dos años después del suicidio de Yukio Mishima, Kawabata se quitó la vida en su casa en Zushi con gas. No dejó ninguna nota.

Otras grandes obras de Kawabata son: Zenbasuru (Las mil grullas, 1952), Utsukashisa-to Kanashimi-to (Lo bello y lo triste, 1965), y Meijin (El maestro de Go).

 

Publicidad

Deja tu comentario!