Muerte en Japón, ¿cómo la perciben los japoneses?

muerte en japón

En una encuesta religiosa 29.5% de los japoneses dijo creer en la vida después de la muerte. 40% dijo que quisieran creer en la reencarnación. La mayoría de los que creen son jóvenes. Además, 54% de los encuestados creen en la existencia de un alma. Hasta un 64.9% de los encuestados dijo que la forma de vida de una persona está relacionada de alguna forma con su muerte. Un buen ejemplo de las creencias en torno a la muerte es representado en la película Okuribito (despedidas).

La película cuenta la historia de Daigo Kobayashi, un chelista que queda desempleado y termina trabajando preparando cuerpos. Aunque al principio no le agrada del todo, termina acostumbrándose y comprende la dignidad del trabajo. El título, okuribito, se refiere a una puerta por la que hay que pasar para ir a un lugar lejano y nuevo.

Tal y como en la película, los japoneses asumen una postura relajada y calmada frente a la muerte. Incluso hay quienes se expresan de una forma positiva y con humor. En japonés existe la palabra 「死生観」, “visión de la vida y la muerte”. Esta palabra muestra una característica de la forma de pensar del japonés: Enfatiza la vida a través de la muerte. Es raro encontrar casos de japoneses alzando la voz y llorando ante la defunción de un familiar. Los funerales se llevan a cabo de forma solemne y sin disturbios.

Históricamente hablando, Japón siempre fue un país azotado por recursos escasos y desastres naturales. Es por eso que la vida se veía como algo transitorio. Poco a poco permeó la idea que la muerte era una forma de purificación y medio para dejar atrás los bienes terrenales. Buenas o malas personas, todas son purificadas al morir y alcanzan el estatus de Buda. Incluso la palabra 「仏様」 se refiere a un Buda o a un difunto.

La muerte en la literatura

En Bosque Noruego, el escritor Haruki Murakami escribe lo siguiente:

「死は生の対極としてではなく、その一部として存在している」

La muerte existe, no como lo opuesto a la vida, sino como parte de ella.

En el budismo existe una creencia similar:

「人の死は、一つの扉から来世の扉へ足を踏み入れるだけのこと」

La muerte es solo una puerta que se atraviesa para la otra vida.

Tanto en la literatura clásica como moderna aparecen dos conceptos budistas: Yuugenmono no aware. El primero se refiere a la admiración por lo desconocido. El segundo se refiere al momento en que uno se da cuenta de la fugacidad de las cosas. En la época antigua, entre los guerreros existía una frase que resumía lo efímero de la vida:

夏の花の如く艶やかに生き、秋の枯葉の如く穏やかに終わりを迎えよ。

Vive con la elegancia de una flor de verano y recibe a la muerte con la calma de una hoja de otoño.

En muchas obras literarias se compara la espiritual del bushido con la vida corta de las flores de cerezo. Desde que florecen hasta que se marchitan, las flores tienen sólo siete días. Siguiendo con la comparación, la visión de los cerezos en flor es tan bella como la visión de cuando caen sus pétalos.

Publicidad

Deja tu comentario!