日本で働く

Así que piensas trabajar en Japón. Puedes estarte preguntando si lo que has escuchado acerca de trabajar en una empresa japonesa es cierto. O si ya estás trabajando ahí, te preguntarás si es normal lo que estás experimentando.

Las diferencias culturales entre occidente y Japón en negocios pueden llegar a ser frustrantes para algunos, pero también hay una gran comunidad que encuentra gratificante trabajar en Japón. A continuación mostramos una lista de pros y contras de trabajar en el país del sol naciente.

Pros de trabajar en Japón

Trabajar en Japón: Pros y contras

Fotografía por rawpixel en Unsplash

Primero veamos las cosas que los extranjeros mencionan más frecuente que les gusta sobre trabajar en una organización japonesa.

Cortesía: Poner cuidado en las interacciones con otros es una de las insignias de la cultura japonesa, y se traduce en el trabajo, ya que la gente trata de ser amable y evitar los conflictos. Es fácil asumir que te acostumbrarás a la larag, pero el contraste con compañías no japonesas es drástico.

Trabajo en equipo: Los japoneses son buenos trabajando en equipo para llegar a metas comunes, y prefieren por naturaleza colaborar con otras personas. Esto significa que los compañeros de trabajo tienden a apoyarse mutuamente, reafirmando así un sentimiento de pertenencia.

Contactos sociales: El trabajo en equipo se extiende más allá de la compañía con eventos sociales con colegas, la mayoría del tiempo implica un trago después del trabajo. Para quienes lo disfrutan, puede fortalecer aún más las relaciones en la oficina.

Consenso en la toma de decisiones: Leales a su naturaleza de trabajar en equipo, las compañías japonesas prefieren tomar decisiones basados en el consenso de todos en el grupo. Con exepción de algunas compañías que son muy verticales, la mayoría trata de asegurarse que todos estén incluidos en la toma de decisiones. Muchos empleados japoneses aprecian esta aproximación basada en el consenso.

Planificación, proceso y detalles: Las compañías japonesas consumen una gran cantidad de energía en la planeación, con recopilación de información muy detallada y su análisis. También enfatizan el proceso, prestando atención a los detalles más pequeños. Esto lleva a altos niveles de calidad y una aproximación organizada y disciplinada. Muchos extranjeros dicen que han aprendido mucho de esta forma de trabajo completa y metódica.

Habilidad para llevar a cabo un plan: Como resultado de la planeación y el detalle, las compañías japonesas son buenas siguiendo un plan. Una vez que la compañía ha decidido haceralgo, se asegura de concluirlo.

Tareas no encasilladas: Las definiciones en solicitudes de trabajo en Japón tienden a ser muy vagas, lo que te da una oportunidad de involucrarte en áreas más allá de las que se te asignan al contratarte. También hay espacio para demostrar iniciativa y sugerir mejoras o actividades nuevas, incluso si eres nuevo.

Aumento de responsabilidades: Pertenecer a un grupo pequeño de empleados extranjeros te puede dar la oportunidad de involucrarte en actividades y tomar mayores responsabilidades de lo que sería posible en tu país de origen. También te da más visibilidad y exposición ante trabajadores de nivel superior. Hay mucho potencial si muestras tus habilidades únicas y aportas tu punto de vista, incluyendo tu lenguaje nativo.

Oportunidad para aprender: No hay nada como estar dentro de una empresa japonesa para profundizar tu conocimiento de los negocios en Japón, sin mencionar mejorar tu idioma.

Retos de trabajar en Japón

Trabajar en Japón: Cruce en Shibuya

Foto por Cory Schadt en Unsplash

Aquí va la otra cara de la moneda. Trabajar en Japón está lejos de ser una utopía. A continuación mostramos las mayores molestias que tienen empleados extranjeros en Japón. Toma un respiro profundo antes de seguir leyendo.

La barrera del idioma: Tal vez sea la más obvia. Incluso si tienes buen nivel de japonés, hacer todo tu trabajo en el idioma puede ser agotador. Y si no hablas el idioma, te darás cuenta que siempre hay mucha información a la que no es fácil acceder. Tus colegas japoneses también tendrán problemas con la barrera del idioma, lo que puede llevarles a creer que no vale la pena intentar comunicarse contigo.

Comunicación indirecta: Para los japoneses es difícil decir directamente “no”, porque es visto como una descortesía. Hasta que no aprendas a entender este estilo de comunicación indirecta, tendrás dificultades en entender las sutilezas de las señales negativas que los japoneses mandan en lugar de hablar directamente. Es especialmente cierto si vienes de un entorno cultural donde se acostumbra “decir las cosas como son”. La aversión a confrontar a las personas con información negativa también puede volverse en un comportamiento pasivo-agresivo.

Necesidad de leer entre líneas: No es sólo que los japoneses sean indirectos, su estilo de comunicación tiende a ser vago y hay muchas reglas no escritas. Las instruccioens o la retroalmentación pueden no ser específicas, haciendo que muchos extranjeros se pregunten cuál es el verdadero significado detrás del mensaje. En algunos casos incluso no se te dirá nada y se espera que tú lo deduzcas y rectifiques tu comportamiento. KY es una abreviación de la expresión kuuki wo yomenai (no leer entre líneas). Evita ser esa persona.

Falta de retroalimentación positiva: Una de las cosas que no se dicen en la cultura de negocios japonesa es la retroalimentación positiva. Es raro que los gerentes japoneses digan elogios de forma verbal, y más bien tienden a enfocarse en lo que se puede mejorar. Puede ser desalentador si esperas una reafirmación positiva.

Toma tiempo hacer las cosas: El cuidado, la planeación y el consenso en la toma de decisiones tiene un efecto colateral en procesos que se pueden prolongar por mucho tiempo antes de llegar a una decisión. El gran número de capas en la jerarquía y el sinnúmero de reglas burocráticas típicas de las empresas japonesas puede agregar más tiempo de lo necesitado para terminar algo.

Cambios lentos: Un corolario de esta lentitud es que en la toma de decisiones se prefiere conservar el status quo y evitar el cambio. Esta actitud tiene sus orígenes en la naturalesa a aborrecer el riesgo en la cultura japonesa, y las estructuras de incentivos que castigan el fracaso con severidad. Como resultado, los gerentes del nivel medio suelen rehusarse a intentar algo nuevo para evitar arruinar sus carreras profesionales. Como resultado de la dificultad de hacer cambios en la organización japonesa, muchos empleados, tanto japoneses como extranjeros, pueden decepcionarse.

Orientación a los detalles: La búsqueda de la perfección significa que se invierte una cantidad tremenda de energía en detalles menores del trabajo. Puede tomar mucho tiempo y llevar a trabajo extra, sin mencionar el peligro de perder de vista la imagen completa.

Carrera profesional indefinida: Las compañías japonesas no suelen tener una ruta profesional clara para sus empleados, y en el caso de los extranjeros es mucho más borrosa. Puede ser algo positivo, pero también corres el riesgo de quedarte estancado en un mismo puesto por mucho tiempo.

Largas jornadas laborales: Es uno de los aspectos más notorios de trabajar en Japón. La cantidd de horas extras que se esperan pueden variar de una empresa a otra, ya sea de cero a una “cantidad punitiva”. Muchas empresas se han dado cuenta de esta problemática y ahora han tomado medidas para limitar el número de horas extra como parte de una serie de esfuerzos de “reforma en el estilo de trabajo”.

Todos estamos en el mismo barco.

Desde luego, los problemas en las empresas japonesas y cómo manejan a sus empleados no es una preocupación exclusiva de los trabajadores extranjeros. Muchos de los retos también llegan a frustrar a los empleados japoneses.

Es interesante que encuestas recientes de extranjeros que trabajan en Japón han mencionado temas similares. Una encuesta de la empresa de recursos humanos Adecco mostró que el 77% de los encuestados estaban satisfechos con sus empleos, el contenido de sus trabajos y con los compañeros, las razones principales de su satisfacción. Los aspectos negativos incluían la comunicación indirecta como una de las mayores preocupaciones, así como la falta de igualdad para mujeres en el trabajo y la percepción de prácticas discriminatorias hacia extranjeros.

En una encuesta similar llevada a cabo por GPlusMedia en el 2017 menciona que la oportunidad de vivir en Japón, la experiencia cultural y los bbeneficios son la mejor parte de trabajar en Japón, pero el desequilibrio entre trabajo y vida, la falta de flexibilidad y la desigualdad son las mayores preocupaciones. Para aquellos que piensan en dejar su puesto en una compañía japonesa, la falta de crecimiento profesional y problemas con las compensaciones fueron las principales razones.

De nuevo, son generalizaciones, y cada situación es diferente. Dependiendo en la cultura corporativa específica de cada compañía, para quién trabajas, tu personalidad y tus preferencias, algunos de los temas que discutimos pueden ser aplicables en mayor o menor mediad, y más o menos atractivos.

Fuente