¿Por qué los japoneses hacen fila naturalmente?

En el mundo, los japoneses son conocidos por hacer fila respetuosamente para todo. Desde ancianos hasta niños, al momento de comprar algo forman una fila naturalmente. Los extranjeros que van a Japón experimentan esta “cultura de hacer fila” en mayor o menor grado. ¿A qué se debe?

En primer lugar, la cultura de hacer fila ocupa un espacio importante dentro de la educación en Japón. Desde niños se les inculca que haer fila es un hábito que muestra buenos modales. Desde jardín de niños se acostumbran a escuchar “fórmense”. Este tipo de educación no existe solamente en la escuela, cada hogar lo sigue de igual manera. Los padres forman a sus hijos en la fila del metro, del cine o de cualquier otro espacio público. La constante repetición de este hábito hace que instintivamente piensen que hay que hacer fila.

Además, la fila se vuelve parte de la vida diaria del japonés. Para ellos no es una molestia hacer fila, sino una actividad cotidiana. No solamente se puede socializar con otras personas durante la comida o al tomar té, durante el tiempo de espera en la línea también es una buena ocasión. Hablar con los amigos o la familia permite acercarse y conocerse más, y es una buena oportunidad de profundizar la relación con personas distantes.

Hacer una fila significa también que el producto que se está vendiendo vale la espera. Los japoneses piensan que si hay una fila larga es porque el producto es bueno. Por eso, muchos japoneses al ver una fila larga en un escaparate se forman enseguida.

Por último, la fila es una estrategia de marketing para algunas tiendas. Un nuevo establecimiento que no puede agrupar gente en una fila da mal aspecto. Al llevar a cabo la ceremonia de apertura, pueden contratar sakuras, personas que hacen fila y animan el ambiente. Esta táctica existe desde el periodo Edo, cuando en los teatros se dejaba a personas entrar gratis y ocupar los últimos asientos a cambio de que ayudaran a animar el lugar.

En una primera impresión, la fila parece algo inusual, pero dentro de la sociedad japonesa se ve como “la belleza del orden” y se vuelve un ejemplo para el mundo. Para mantener la armonía en espacios públicos, es necesario enseñar a hacer fila como un valor básico que refleja la buena educación en sociedad.

Publicidad

Deja tu comentario!