Animes populares.

Caracterizados por tener personajes extraños con ojos muy grandes y cabello de colores extravagantes, el anime es una clara expresión cultural de Japón, pues a través de éste es posible conocer aspectos relevantes de un país que se encuentra prácticamente al otro lado del mundo.

Así mismo, el anime es considerado como una especie de arte moderno. Si bien no todos los animes son dignos de admiración, sería un terrible error catalogarlos como una simple caricatura. Sobre todo si tomamos en cuenta que los animes que logran debutar en el cine y/o la televisión son animaciones que provienen de un formato muy parecido a lo que nosotros conocemos como cómics.

La diferencia entre el anime y el manga.

Si eres capaz de identificarte con Marvel, DC Comics y todos los superhéroes, entonces serás capaz de comprender y apreciar el anime, ya que se trata del mismo mismo fenómeno, pero en versión japonesa. La diferencia es que allá, en lugar de usar actores para hacer una serie o una película de los cómics más vendidos, se hace una animación.

De modo que, cualquier anime que hayas visto alguna vez en tu vida (como Dragon Ball o Sailor Moon) es la versión animada de un cómic tradicional japonés conocido como manga. No obstante, a diferencia de Estados Unidos, el manga es muy popular y respetado en Japón. De hecho, la mayoría de los japoneses lee manga y ve anime. Uno pensaría que las mujeres o los adultos no disfrutan de este pasatiempo. Sin embargo, existe un género para cada tipo de público.

Géneros del anime y el manga

  • Kodomo: género orientado al público infantil.
  • Shônen: género orientado al público juvenil y masculino.
  • Shôjo: género orientado al público juvenil y femenino.
  • Seinen: género orientado al público adulto y masculino.
  • Josei: género orientado al público adulto y femenino.

Librería japonesa

A simple vista, dicha categoría puede parecer muy ordinaria y sexista, pero en general puede resultar muy útil. Especialmente, si te encuentras abrumado en alguna librería japonesa. Pongamos por ejemplo las principales características del Shônen y del Shôjo; mientras que el primero está cargado de acción y humor, el segundo se torna más alegre y romántico.

En resumen, el manga y el anime son dibujos animados de origen japonés que gracias a Dios han llegado a la cultura occidental para entretenernos con un montón de historias interesantes, sorprendentes y creativas, que al final de cuentas nos hacen ver las cosas desde otro punto de vista, es decir, desde el punto de vista del pensamiento japonés.