El álbum debut de Midori Takada en 1983 Through the looking glass casi desaparecía hasta que la función de reproducción automática de Youtube le dio su lugar como una obra maestra.

Portada del álbum Through The Looking Glass de Midori Takada

En una línea de tiempo alternativa, el álbum debut de 1983 de la compositora y percusionista Midori Takada Through the looking glass hubiera sido recibida con elogios. Los críticos ya se habían maravillado con el grupo de percusiones Mkwaju Ensemble. Las texturas atmosféricas y evocadoras, y las estructuras rítmicas entrelazadas con su visión musical única fueron bien recibidas. Señalada como sucesora natural de la tradición de Terry Riley, John Cage y Brian Eno, su obra era pionera en el campo de la música minimalista dominada por compositores masculinos. Más allá de su renovación en cada álbum, su sincretismo de música africana y asiática rompió con estos sesgos en los movimientos musicales en occidente.

Pero en realidad, su álbum pasó de noche. Sin embargo, en los siguientes años, Through the looking glass comenzó a encontrar una audiencia cada vez mayor, y llegó a considerarse un extraño artefacto de la música japonesa de los ochentas. Las copias se vendían en línea por 750 dólares. Con cada compra, un nuevo descubrimiento, y el mito fue creciendo.

Eventualmente a inicios del 2013, el blogger musical Jackamo Brown subió el álbum completo a su cuenta de Youtube, donde se benefició de la función de reproducción automática. Si se deja Youtube abierto, el algoritmo para tocar la siguiente canción automáticamente selecciona y reproduce un nuevo video. Aunque no se sabe cómo funciona el algoritmo porque se mantiene en secreto, lo cierto es que por alguna razón comenzó a darle prioridad a Through the looking glass como recomendación a usuarios interesados en la música minimalista y electrónica. El video acumuló seguidores en línea, alcanzando medio millón de vistas en Youtube desde que Jackamo Brown lo subió.

La historia personal de Midori Takada ha permanecido por mucho tiempo en la obscuridad. Pero compañías discográficas de Nueva York como Palto Flats y WRWTFWW Records de Ginebra han reproducido la serie de álbumes de Takada, comenzando por Through the looking glass. Otros álbumes con Mkwaju Ensemble Lunar Cruise le siguen, dándole poco a poco a Midori Takada el reconocimiento que se merece.

“La música es realidad e irrealidad,” escribe Takada en un correo. “El sentido común y el anti-sentido común. Es algo que tiene significado y a la vez no lo tiene. Fue grabado alguna vez y ahora es una ilusión. Tan sólo una imagen de un momento en el pasado. Un espejo no es acaso el esfuerzo de traslapar una ilusión sobre otra?”

Biografía de Midori Takada

Midori Takada en grabación

Nacida en Tokyo en 1951, el viaje de Midori Takada comenzó en los setentas, una década en la que el crecimiento económico y la restauración de los cincuentas y sesentas dio margen para un nuevo enfoque en la calidad de vida de Japón. Mientras la guerra de Vietnam llegaba a su fin, la juventud japonesa de la época se inspiró en la cultura hippy estadounidense. Luchaban por una sociedad más libre y un escape de los valores conservadores del pasado. Takada fue parte de esta generación. Como muchos, ella fue cautivada por la psicodelia pop de Los Beatles. Desde sus inicios, Takada descubrió el rock progresivo y el free jazz antes de aventurarse más profundo en el minimalismo, la música ambiental y la música experimental temprana mientras estudiaba música clásica en la Universidad Nacional de Artes de Tokyo.

Midori Takada tocaba el piano desde edad temprana, y se inclinó por la percusión a los 13. Dada su experiencia, su carrera como músico profesional tenía sentido. En 1978 hizo su debut como percusionista en la Orquesta Sinfónica de Berlín RIAS en la Filarmónica de Berlín. “Hasta este punto, mi vida era muy normal,” recuerda ella. “Después comencé a interesarme en otros estilos fuera de la tradición clásica.”

En Berlín, su escepticismo por la música clásica occidental la llevó a inclinarse por las posibilidades ilimitadas del free jazz y la música africana y asiática. También comenzó a colaborar con otros artistas de las áreas de baile y teatro como Lisa Lyon. También viajó a Bali para estudiar música de Gamelan. En su época era difícil encontrar información sobre música africana en Japón. Takada solía transcribir grabaciones en vivo y trataba de reproducirlos. Takada finalmente tuvo la oportunidad de contactar a músicos como Kakraba Lobi y Lamine Konte en su visita a Japón. En esa época también fue influenciada por el ying y el yang presente en el ritmo de la música coreana tradicional.

Midori Takada

Finalmente en 1981 lanzó dos álbumes con Mkwaju Ensemble, y a los 32 años comenzó su carrera como solista en 1983. Durante dos días intensos, Takada grabó en el estudio de Victor Aoyama con instrumentos de percusión, silbatos, reproductores, un órgano de caña y piano, y Through the looking glass vio la luz. “Una gran cantidad de concentración y energía fue necesaria. Cada composición existía en mi cabeza, pero la notación era casi imposible. Similar a la pintura, coloqué las capas sonoras una por una. No perdí mi imagen inicial, incluso hasta el final de la grabación. Creo que la gente a mi alrededor en esa época no entendía lo que estaba tratando de hacer… quedé sorprendida cuando comencé a recibir ofertas de relanzamientos desde el extranjero.”

Siguiendo Through the looking glass, Midori Takada continuó grabando y tocando en vivo como solista y ensambles a lo largo de África y Asia. En 1990 lanzó Lunar Cruise con Masahiko Satoh, y en 1999 su segundo álbum como solista, Tree of life. Por 20 años ha compuesto y tocado música en vivo para el teatro con Tadashi Suzuki y su compañía de Toga como parte de adaptaciones de ElectraEl rey Lear. Es una extensión natural de su interés por la relación entre el teatro, la danza y la música.