Isao Takahata

La industria de la animación está de luto. El pasado 5 abril Studio Ghibli confirmó la muerte de Isao Takahata, quien falleció a los 82 años debido a un cáncer de pulmón. El legendario estudio de animación japonesa ha perdido un padre, y el mundo entero a un gran maestro.

Isao Takahata es conocido por haber fundado el estudio de animación Ghibli junto a Hayao Miyazaki. No obstante, también debe ser conocido por haber sido un gran director, productor y guionista de animación japonesa. Si bien Takahata no era animador, él fue el creador de obras que marcaron la vida de muchas personas.

El legado de Isao Takahata

Sin duda alguna, Takahata ha dejado huella en el mundo de la animación. Tal vez su trabajo no sea tan conocido en el Occidente, pero definitivamente es digno de un homenaje. Sobre todo, si conocemos sus mejores obras:

1974 Heidi Serie Director
1976 Marco, de los Apeninos a los Andes Serie Director
1988 La tumba de las luciérnagas Película Director y Guionista
1991 Recuerdos del ayer Película Director y Guionista
1994 Pompoko Película Director y Guionista
2013 El cuento de la princesa Kaguya Película Director y Guionista

Además, Takahata fue el productor de las dos primeras películas de Studio Ghibli: “Nausicaä del Valle del Viento” (1984) y “El castillo en el cielo” (1986). Ambas dirigidas y creadas por Hayao Miyazaki, quien gracias a esto logró posicionarse en el ámbito internacional como un talentoso director de animación japonesa.

La primera película que Isao Takahata dirigió para Studio Ghibli

Studio Ghibli

No obstante, Takahata logró igualar a su socio y amigo dos años más tarde, cuando estrenó lo que sería su gran obra maestra: “La tumba de las luciérnagas” (1988). Una película desgarradora que cuenta la historia de dos hermanos que luchan y sufren los horrores de la II Guerra Mundial. En definitiva, una película animada con un fuerte mensaje que llega directo al corazón.

Dicha película está basada en una novela escrita por Akiyuki Nosaka. Así mismo, está basada en la propia vida de Isao Takahata, quien en 1945 logró sobrevivir a un bombardeo estadounidense que destruyó por completo su ciudad cuando tenía 9 años. Una horrible experiencia que años más tarde logró transmitir haciendo uso de la animación.

La última película que realizó Isao Takahata

De manera general, Isao Takahata se caracterizó por tomar riesgos y ser fiel a sus principios. Como resultado, algunos de sus trabajos resultaron ser un total fracaso comercial. Sin embargo, esas decisiones también dieron como resultado obras bellas e innovadoras. Como por ejemplo, la última película que realizó: “El cuento de la princesa Kaguya” (2013).

GIF El cuento de la princesa Kaguya

La película está basada en el cuento “El cortador de bambú”, el más antiguo relato del folclore japonés. Así mismo, visualmente es una obra de arte. Toda la animación está hecha totalmente a mano, y se inspira en un estilo clásico de pintura japonesa. Algo totalmente distinto y opuesto a la tendencia de animación 3D tan popularizada por Pixar desde el estreno de “Toy Story” en 1995. De hecho, la película parece haber sido hecha con carboncillo y acuarelas.

Isao Takahata: El padre de clásicos de la animación

Isao Takahata

A pesar de ir contracorriente, “El cuento de la princesa Kaguya” estuvo nominada como mejor película de animación en los Oscar 2015. La película compitió contra “Big Hero 6”, “Los Boxtrolls”, “Cómo entrenar a tu dragón 2” y “La canción del mar”; pero no ganó el premio. Sin embargo, Takahata logró demostrar como una película basada en la realidad y en la cultura japonesa puede llegar a ser mágica y cautivante para todo tipo de audiencia.

De esta forma se despidió Isao Takahata, con una película que deja bien en claro su capacidad para contar historias realistas, humanas y emotivas, haciendo uso de la animación como medio artístico para transmitir mensajes sobre la vida, la paz y la naturaleza. Eso por eso que debe ser recordado; por haber ayudado a crear el espíritu de Studio Ghibli, y por haber creado clásicos de la animación en el cine y la televisión.