Geishas, mitos y realidades

Quizás una de las primeras imágenes que se le viene a la cabeza a todo mundo cuando mencionan a Japón es la de las geishasMujeres jóvenes de rostros pálidos y labios pintados de rojo, con kimonos coloridos y que van caminando por las calles del distrito de Gion, en Kyoto.

Pero de ahí en adelante, el resto de la información que nos llega es escasa. La ópera Madame Butterfly de Puccini o Memorias de una Geisha del escritor Arthur Golden son de las pocas obras en occidente que tratan este tema. Sin embargo, mucha de la información que se transmite es errónea, y muchos piensan que las geishas son el equivalente de una dama de compañía o en el peor de los casos, una prostituta.

Las primeras geishas recibían el nombre de saburuko, “las que sirven” y eran mujeres que entretenían a la élite en eventos sociales en el siglo VII. Con el establecimiento de la capital en Heian, cerca de Kyoto, y con el ascenso de la clase samurai, la demanda y el refinamiento de las geishas aumentaron. De pasar a ser acompañantes de la nobleza, las geishas comenzaron a aprender oficios como la danza, la música, la caligrafía y la poesía para entretener a la clientela. También eran educadas en el arte de seducir, pero nunca ofrecían favores sexuales. Hoy en día muchas de ellas aprenden además el uso de computadora y el idioma inglés.

El aprendizaje para volverse geiko (el nombre de las geishas en el dialecto de la región) comienza a los 15 años y son cinco años de aprendizaje, que los transcurren como maiko (aprendices). Las jóvenes que desean volverse geishas se introducen en un okiya, donde reciben instrucciones. Las prendas y los accesorios que utilizan nunca son de su pertenencia, siempre son del okiya. Las geishas que ya se dedican a trabajar entreteniendo a los clientes financían para los gastos del okiya.

Las maiko se distinguen de las geiko en la forma de vestir y de maquillarse. Las primeras tienen un maquillaje muy denso de color blanco y visten kimonos de colores muy llamativos, mientras que las geiko utilizan menos maquillaje y colores más austeros. Debido a que el mantenimiento de una maiko durante su aprendizaje es muy costoso el número de geishas actualmente ha disminuido. Mientras hoy en día existen 223 geishas en Gion, a principios de 1900 había cinco veces ese número.

Publicidad

Deja tu comentario!