Eitaro, la geisha que es hombre

Eitaro

A pesar del conocimiento popular, sí existen hombres que trabajan como geishas, pero se visten con ropas masculinas, y tocan y acompañan a las mujeres. Estos eran conocidos como taikomochi. Pero conforme la popularidad de este arte declinó, esta profesión desapareció. Sin embargo, Eitaro es distinto por ser la única geisha hombre, un rol que ha llevado a cabo después de la muerte de su madre en el 2009 por cáncer. Desde entonces, él y su hermana se dedicaron de su legado, administrando una casa de geishas y cuidando a un grupo de seis aprendices.

Eitaro 2

 

El puerto de Omori, donde reside, era un centro cultural de geishas en el siglo XX, especialmente durante el auge de la economía japonesa. En los ochentas, sin embargo, la burbuja de bienes raíces forzó a que las casas de geishas cerraran y muchas propiedades cambiaron de propietario. A incicios del siglo XX existían alrededor de 80 mil geishas en Japón, pero la economía cambiante del país y las políticas de entretenimiento corporativo han hecho que varias de ellas se vuelvan insostenibles, por lo que el número ha decrecido. Se estima que hoy en día hay tan sólo 1,000 geishas.

Eitaro 3

Es por eso que Eitaro decidió administrar el negocio junto con su hermana y revivir esta cultura centenaria. A los 10 años, Eitaro había interpretado a una bailarina en una de las fiestas de su madre. Comenzó a tomar lecciones a la edad de 8, y a los 11 años ya había aparecido en obras en el teatro nacional de Japón. Claramente, Eitaro tenía la preparación para ser una geisha, un asunto trivial que no lo detuvo. Tras la muerte de su madre, decidió administrar el okiya (casa de geishas) junto con su hermana Maika y un grupo de seis aprendices. A pesar de lo que se esperaba, la casa llamó la atención del público, y la popularidad de Eitaro ha incrementado.

 

Publicidad

Deja tu comentario!