Noko: “Cuando sea grande quiero ser tatuadora”

El entorno que rodea la cultura del tatuaje en Japón es la imagen de Yakuzas, gente que no sigue las normas, o extranjeros. Como se ha visto en aguas termales que le prohiben la entrada a personas con tatuajes.

A pesar de la situación del tatuaje en Japón, la artista de tatuajes más joven del mundo es japonesa. Se llama Noko. Su padre es un artista tatuador de renombre mundial, Gakkin. Hace tres años, cuando sus padres se mudaron a Osaka a Amsterdam, Holanda, debutó como tatuadora con solo 10 años.

Como el padre es tatuador, uno puede imaginarse con facilidad que haya crecido cerca de la cultura de los tatuajes. “No recuerdo la primera vez que vi a mi papá haciéndose un tatuaje, tal vez fue cuando era una bebé (risas)”.

“Empecé a tatuar porque mis padres me lo recomendaron. Fue divertido “Ambos padres elogiaron los dibujos de Noko e intentaron hacerlos tatuajes. A la edad de 8, Noko se mudó con sus papás a los Países Bajos.

Cuando le preguntan sobre su primer día haciendo tatuajes, ella dice: “ese día dibujé un pájaro y un gato.” Dice que cuando vivía en Japón, tenía un capuchino de Java al que le llamaba Komajiro, que solía dibujar. Y entonces dijo, “Voy a probar mi primer tatuaje”. Por cierto, lamentablemente no pudieron llevarse a Komajiro a los Países Bajos, así que ahora está en la casa de sus abuelos.

“No estaba nerviosa cuando hice mi primer tatuaje, porque era para mi papá, pero cuando tuve mi primer cliente sentí pánico.” Noko traza las líneas lentamente, y de vez en cuando se oye un ligero traqueteo. Está consciente de que si se equivoca, no podrá arreglarlo, y quedará así para siempre. “Pero rellenarlo es divertido porque incluso si cometes un error, puedes ocultarlo (risas) “.

“A menudo dibujo usando como referencia a “MASTERPIECES”, de John James Audubon, un libro que recibí de [la artista de tatuajes] Esther. Me gusta porque tiene muchas poses. Pensé ‘qué genial’ porque dibuja muchos tipos de pájaros diferentes.”

El gato es otra característica de los tatuajes de Noko. “No tengo gatos, pero son fáciles de dibujar, y muy lindos.” Casualmente, cuando Noko el primer cliente de Noko le pidió que le tatuara un gato, y luego todos querían un gato dibujado por ella.

A Noko no le gusta mucho dibujar cintas y flores. Vivió en Japón hasta la edad de ocho, y solía ver un anime llamado Precure. De ahí que le gustaran los colores violeta, amarillo y rosa. El color negro fue influencia del padre.

A partir de su trabajo se puede ver la tradición y el color japonés. “Puede ser que la influencia de mamá y papá se hayan mezclado. Mamá me ayuda mucho”. Cuando le preguntan qué artistas admira, además de su papá menciona a Sasha Unisex y a Nissaco. “Papá piensa que es genial poner algo grande en la espalda del cliente. Yo aún soy pequeña, así que es muy cansado para mí. Pienso que los dibuojs de Sasha son geniales porque son lindos y usa muchos colores. Nissaco es increíble porque puede dibujar líneas rectas y líneas finas.”

Como Noko va a una escuela holandesa, su actividad principal como tatuadora es principalmente durante los sábados. El estudio de Gakkin está a unos 10 minutos en bicicleta de su casa. Además de los holandeses, hay muchos clientes británicos, así que el idioma de comunicación es el inglés.

¿Y qué opina Noko de las personas que lleva el tatuaje? “Las personas con tatuajes en la cara dan un poco de miedo, pero al hablarles te das cuenta que son amables. Si te haces tatuajes en Japón, das la impresión de ser una mala persona, pero si te haces tatuajes en los Países Bajos, no tiene nada de extraño. Los maestros de escuela y los médicos generalmente tienen tatuajes. Yo todavía no tengo tatuajes, me gustaría ponerme unos cuantos, pero no muchos. Me gustan los balnearios y las albercas, pero no sé por qué en Japón no dejan que las personas con tatuajes entren. Cuando crezca, me gustaría tener un agua termal o algo así ”.

Noko respondió muchas otras preguntas. “Me gusta el K-POP porque a mis amigos de la escuela recientemente les gusta.” “Me gusta hacer manualidades en la escuela”. “Me hice amiga de estudiantes de Filipinas, Irán y los Países Bajos.” “Me gustan los libros ilustrados de Keiko Sena.” “Me encanta el sushi, especialmente el de salmón.” “Me gusta dibujar zorros y lobos.” “Cuando crezca, quiero ser tatuadora.”

Fuente

Rodrigo es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM, cuenta con Maestría en Negocios Internacionales por la Universidad de Suzhou. Se especializa en temas de Asia Oriental. Traductor e intérprete consecutivo de japonés, chino, inglés y español, cuenta con experiencia en la industria automotriz e inversión. Es fundador de Qualli, una empresa de traducción y consultoría comercial.