¿Por qué la tasa de natalidad de Japón ha disminuido?

pareja japonesa

En años recientes, en Japón se ha comenzado a hablar de un fenómeno extraño, llamado sekkusu shinai shōkōgun (セックスしない症候群, síndrome del celibato). La población por debajo de los 40 años parece haber perdido interés en tener relaciones convencionales. Millones de japoneses se encuentran sin salir en citas, y un número cada vez mayor ha perdido el interés en el sexo.

Para el gobierno, el “síndrome del celibato” es parte de una catástrofe nacional que se avecina. Japón tiene de por sí una de las tasas de natalidad más bajas del mundo. Su población de 126 millones, que ha disminuido en los últimos años, se estima que se desplomará un tercio para el 2060 de seguir estas cifras.

El número de personas solteras ha alcanzado el mayor récord. En el 2011 se encontró que 61% de los hombres solteros y el 49% de las mujeres solteras entre 18 y 34 años no tenían ningún tipo de relación romántica, un aumento de casi el 10% con respecto a hace cinco años. Otro estudio ha encontrado que un tercio de la población por debajo de los 30 años nunca ha salido en una cita. Aunque ha habido una separación pragmática entre amor y sexo en Japón (un país casi libre de morales religiosas) el sexo no ha mejorado. Una encuesta de este año llevado a cabo por la Asociación de Planificación Familiar de Japón encontró que 45% de las mujeres entre 16 y 24 años “no estaban interesadas u odiaban el contacto sexual”. Más de un cuarto de los hombres se sentían igual.

pareja japonesa 2

En el 2012 se obtuvo la tasa de natalidad más baja de la historia de Japón (coincide que también ese año se vendieron más pañales para adultos que para bebés por primera vez). Kunio Kitamura, director de la Asociación de Planificación Familiar, explica que la crisis demográfica es tan seria que “es posible que Japón llegue a extinguirse”.

Los japoneses por debajo de los 40 no se multiplicarán como ocurrió en la generación de la posguerra. El país se encuentra en una transición de gran escala después de 20 años de estancamiento económico. A esto se suma la lucha contra el terror de la destrucción nuclear del terremoto del 2011, y el tsunami. En un periodo de crisis económica y desastres naturales, los japoneses han perdido el interés en el amor.

matrimonio japonés

El matrimonio se ha vuelto en un campo minado de alternativas poco atractivas. Los hombres japoneses se han desinteresado en una vida dedicada al trabajo mientras que la seguridad laboral ha menguado. Las mujeres japonesas por su parte se han vuelto más independientes y ambiciosas. Aún así, las actitudes conservadoras sobre el hogar y el espacio de trabajo persisten. El mundo corporativo hace casi imposible que una mujer pueda combinar trabajo y familia, mientras que se vuelve aun más costoso cuidar a los niños cuando ambos padres trabajan.

La aversión al matrimonio y la intimidad en la vida moderna no son únicos de Japón. Tampoco es la creciente preocupación por la tecnología digital. Sin embargo, lo que el gobierno japonés ha fallado en comprender es que la visión a corto plazo ha provocado que decidir permanecer soltero tenga completo sentido. Es cierto para ambos sexos, pero especialmente para las mujeres. “El matrimonio es la sepultura de una mujer”, dice un refrán japonés. Para la mujer japonesa moderna, el matrimonio es la sepultura de una carrera que han ganado a pulso. Las probabilidades de un aumento terminan en cuanto las mujeres se casan, pues los jefes asumen que pronto quedarán embarazadas, por lo que los horarios inflexibles se vuelven imposibles de cumplir.

empresaria japonesa

Alrededor del 70% de las mujeres japonesas dejan sus trabajos después de tener al primer hijo. El Foro Económico Mundial establece que Japón es uno de los peores países en igualdad de género en el trabajo. Las actitudes sociales no ayudan. Las mujeres casadas y que trabajan son consideradas oniyome, o “esposas malvadas”. El Primer Ministro Shinzo Abe recientemente anunció planes de largo plazo para aumentar la participación femenina en la economía, mejorando las condiciones laborales y con incentivos, pero poco se ha visto en los resultados.

soushoku danshi

Por otro lado, hay hombres que piensan que la presión social por ser el sustento para la esposa y la familia es irreal. Hay un grupo creciente de hombres que han rechazado el éxito en el romance en la búsqueda de mejorar su condición laboral. Son llamados soshoku danshi (草食男子, comedores de pasto).

Los jóvenes de 20 años son un grupo poblacional que se deberá observar en el futuro. Muchos todavía son jóvenes como para tener planes a futuro, pero de ellos dependen las proyecciones posteriores. De acuerdo al instituto de población del gobierno de Japón, las mujeres de 20 tienen una probabilidad de 25% de no contraer matrimonio nunca. Las estadísticas de mujeres sin hijos ascienden a 40%.

Publicidad

Deja tu comentario!