La prefectura de Akita, al norte de Japón, es conocida por sus inviernos nevados, su arroz de alta calidad, y su sake. Pero en la ciudad de Senboku, construida con base en industrias tradicionales como la agricultura y la silvicultura, la gente local está llevando a cabo experimentos como autobuses sin conductor y drones que entregan libros y periódicos a domicilio. Es una de las tantas formas en las que Japón se adapta a los cambios tecnológicos y a la economía del siglo XXI.

Senboku y la lucha contra el cambio demográfico en el campo

Drone Impact Challenge Asia en Senboku
Drone Impact Challenge Asia en Senboku

Rodeado de montañas y con aguas termales esparcidas por doquier, la ciudad de Senboku, hogar del lago Tazawa, ofrece más que sus bondades naturales. Pero como muchas áreas de Japón, y cada vez más como muchos países desarrollados, Senboku se enfrenta al problema demográfico. Debido a una baja tasa de natalidad y el éxodo de su población joven a Tokyo y otras metrópolis, su población de 26,400 habitantes disminuye en 500 año con año, y el 40% de sus residentes tienen más de 65 años. Para atraer a la población joven, la ciudad decidió convertirse en líder en tecnologías de vehículos autónomos, comenzando con drones. En el 2016, Senboku fue designada como Zona Especial Estratégica Nacional como parte de las estrategias reformadoras del gobierno, lo que le permite a la ciudad experimentar en un ecosistema sin regulaciones.

En el 2016, Senboku fue anfitrión de la copa Drone Impact Challenge Asia, el primer evento internacional de carreras de drones en Japón. Cerca de 50 participantes de Japón y otros seis países asiáticos participaron en carreras de drones, con una audiencia de 1,400 personas. El mismo año, la ciudad abrió su área de pruebas de drones con más de 200 hectáreas en un antiguo resort de esquí. El establecimiento es completamente gratuito, y le permite a usuarios individuales como corporativos hacer sus pruebas. Pronto abrirán un área de pruebas similar en la aldea de Kakunodate. Este año se llevará a cabo el segundo festival internacional de filmes con drones, con la temática de paisajes de Japón.

La ciudad también ha experimentado con servicios como entrega a domicilio de periódicos y libros, siendo el primer libro un volumen de “El Principito” a escuelas locales. También ofrecen un servicio subsidiado para rociar cultivos de granjeros locales por medio de drones, que son bajos en costos de operación y fáciles de manejar de manera remota. Otro esfuerzo en tecnologías agrícolas son los tres invernaderos que utilizan sensores de IoT (internet de las cosas, por sus siglas en inglés) que miden temperatura, humedad, iluminación y otros factores que afectan a los cultivos de shiitake y espárragos. Los datos se envían directamente a dispositivos móviles de los granjeros, ahorrando así tiempo y esfuerzo.

autobuses sin conductor en Senboku
autobuses sin conductor en Senboku

Senboku también explora soluciones para transporte urbano. En un proyecto auspiciado por el Gabinete de Japón se han llevado a cabo pruebas con autobuses públicos sin conductor a lo largo del lago Tazawa. Los vehículos con nivel de autonomía 4 no tienen volante ni asiento de conductor, pero pueden llevar hasta 6 pasajeros. De tener éxito, este servicio podría ayudar a ancianos que tienen problemas para trasladarse. El sector privado también ha contribuido con vehículos con autonomía de nivel 3.

Reinventando la búsqueda de trabajo en las grandes ciudades

Naka Akiko, CEO de Wantedly
Naka Akiko, CEO de Wantedly

Otro ejemplo de cómo Japón está adaptándose es su nueva generación de startups que están transformando a la sociedad. Una de las compañías jóvenes más populares en Tokyo es Wantedly, y está redefiniendo una industria que es parte vital de la economía japonesa, y que está llena de procedimientos anticuados: la búsqueda de trabajo. Wantedly es un portal que reúne a aplicantes con compañías que buscan sus habilidades. Las ofertas de trabajo no publican su sueldo o beneficios para que los aplicantes se enfoquen en lo que realmente importa: Las responsabilidades del puesto.

Uno de los servicios que Wantedly ofrece es Wantedly Visit, una opción en la cual los aplicantes pueden visitar compañías regularmente para darse una idea del ambiente laboral y las condiciones de trabajo. Wantedly ha sido comparado con otras plataformas de reclutamiento, pero está dirigida a una generación más joven de nativos digitales que prefieren evitar currículums anticuados y entrevistas formales. Wantedly le llama a esto “reclutamiento social”.

“Le llamamos un proceso de citas y tenemos el objetivo de lograr relaciones de largo plazo,” dice la CEO y fundadora de Wantedly, Akiko Naka. “Cuando empezamos hace cinco años, nueve de cada diez compañías nos rechazaron diciendo que estaban muy ocupados. Pero nuestro modelo ha demostrado resultados y se ha diseminado, y ahora tenemos más de 30 mil clientes.”

Como muestra de que la industria de reclutamiento de Japón está cambiando, Naka señala un evento histórico que ocurrió en el 2018. La Federación de Negocios de Japón (Keidanren) abolió sus reglas para más de 1,400 empresas que establecen el procedimiento de reclutamiento. La liberalización de esta práctica llevará a un mayor empleo y crecimiento, dice Naka.

Con más de 100 miembros en Japón, Hong Kong y Singapur, Wantedly debutó en el Tokyo Stock Exchange en el 2017, convirtiendo así a Naka en una de las mujeres más jóvenes en liderar una compañía en la lista. Naka fundó Wantedly en el 2010 después de unos cuantos cambios de empleo. Se unió a Goldman Sachs Group en el 2008 y vendía acciones a inversionistas institucionales por dos años. Dejó Goldman e intentó volverse una artista profesional de manga. En menos de un año tomó un empleo en Facebook. Finalmente se dio cuenta que crear su propio negocio era lo más ideal.

Wantedly ha ayudado a muchas compañías a crecer. Una es JapanTaxi. Ichiro Kawanabe, presidente de Nihon Kotsu, un gigante del servicio de taxis, fundó la aplicación, y utilizó los servicios de Wantedly para reclutar a un ingeniero que jugó un papel fundamental en la empresa. JapanTaxi desde entonces se ha descargado más de 6 millones de veces, y en el 2018 anunció una inversión de 7.5 mil millones de yenes (67.9 millones de dólares) por Toyota Motor.