El nunca comprendido arte de la traducción

El traductor. Un empleo tan admirado como poco apreciado. Un trabajo lleno de enigmas y misterios, especialmente cuando se trata del traductor de japonés.

¿Cómo volverse un traductor de japonés profesional? ¿Basta con estudiar japonés? ¿Se considera uno fluido una vez que pasa el JLPT N1? ¿O es suficiente con haber vivido y estudiado en Japón? En realidad, el camino del traductor de japonés es largo, y requiere de muchos años de experiencia, conocimiento profundo del japonés, pero sobre todo, conocimiento de nuestro propio idioma.

Aunque cada vez más escuelas ofrecen cursos de japonés, la realidad es que pocas ofrecen cursos específicamente para traducción, y hay poca información sobre cómo iniciarse como traductor de japonés. Especialmente es cierto en el caso de español. Como experiencia personal, encontré varias universidades que ofrecían la carrera de traductor, pero no tenían la combinación Japonés-Español. Esta guía pretende aclarar algunos errores sobre la profesión del traductor, las oportunidades de trabajo, cómo es ser traductor de japonés, etcétera.

Como última nota de esta sección, debido a la escasez de recursos de traducción en español, los materiales que se recomiendan son para traducción de japonés a inglés, pero tienen muchos puntos aplicables para el español.

¿Traductor o intérprete?

traductor de japonés profesional

Fotografía: Courtney Corlew en Unsplash

Primero que nada, quisiera presentar una introducción de dos profesiones relacionadas con los idiomas, pero cuyas habilidades son muy distintas: Traducción e interpretación.

El traductor convierte un texto del idioma fuente y lo transforma en el idioma meta. Es decir, el traductor trabaja con la forma escrita del idioma. Para ser traductor, se requiere el conocimiento de ambos idiomas, así como habilidad para investigar. El traductor debe conocer el tema a profundidad, y contar con un acervo extenso para consulta. La ventaja de la traducción es que se dispone de tiempo suficiente para consultar un término en caso de no saberlo. La expresión oral no es importante; incluso muchos traductores no dominan la expresión oral, a pesar de ser traductores de carrera.

El intérprete convierte una conversación del idioma fuente y la transforma en el idioma meta. Es decir que los intérpretes trabajan con la forma oral. También existen principalmente dos formas de interpretación: Consecutiva y simultánea. La interpretación consecutiva se hace generalmente en reuniones de grupos pequeños, donde el orador dice unas palabras y espera a que el intérprete las traduzca. La interpretación simultánea se hace generalmente en eventos de mayor escala, donde el orador habla a la vez que el intérprete traduce. Generalmente se considera que la interpretación requiere de un mayor nivel de dominio del idioma, ya que se hace de manera inmediata, y no hay tiempo para consultar diccionarios. El intérprete de conferencias, además, requiere de la mayor concentración para escuchar al orador e interpretar al mismo tiempo.

¿Tienes lo que se necesita para ser un traductor de japonés?

Si quieres ser un traductor de japonés, hay algunas cosas que debes saber. Primero que nada, es un trabajo pesado. Tienes que saber dos idiomas, y no basta con sólo ser fluido oralmente, tienes que ser capaz de leer y escribir bien en ambos idiomas. Esto significa que si tienes excelente japonés, pero dormiste durante tus clases de español, pasarás por muchas dificultades para ser un traductor profesional. El error que muchos aspirantes a traductor cometen es pensar que hay que saber perfectamente japonés, pero no trabajan en mejorar su español. Ortografía, puntuación y buena redacción son esenciales. Es más importante conocer tu propio idioma que el segundo idioma.

También hay que ser muy meticuloso. No basta con hacer una traducción que “dé el gatazo”. Debes ser capaz de poder sentarte y concentrarte por horas en el trabajo. Muchos traductores son freelancers o son tercerizados, así que tienen suficiente tiempo para trabajar en proyectos grandes. Si tiendes a desconcentrarte fácilmente y a procastinar, no podrás cumplir con las fechas de entrega, o la calidad de tu trabajo será mala. 

Nunca dejas de estudiar. Si piensas que llegará el día en el que hablarás perfectamente el idioma y podrás traducir corrido sin tener que consultar un diccionario, estás equivocado. No sólamente tendrás que estudiar continuamente japonés, probablemente tienes que estar al día con los acontecimientos del mundo, además de profundizar tus conocimientos en diferentes áreas: política, historia, tecnología, etc.

La habilidad de búsqueda, incluso de los detalles más insignificantes es importante. Cuando traduces algo, te conviertes en un experto en el tema. Es vital contar con una buena habilidad de investigación.

Por último, y tal vez lo más importante, es que debes amar la lectura. Si quieres volverte traductor de japonés por el dinero, no lo hagas. Házlo porque te gusta el proceso y el trabajo.

Otro punto final: No lo consideres tu único trabajo. La mayoría de traductores e intérpretes tienen dos o tres proyectos simultáneos que balancean con un trabajo de tiempo completo. Especialmente a inicios de tu trayectoria como traductor de japonés, no esperes volverte rico de la noche a la mañana. Requiere de tiempo y perserverancia. Los grandes traductores literarios usualmente son profesores de universidad que trabajaron por muchos años antes de ser traductores de prestigio.

¿Cuál es tu nivel de japonés?

persona leyendo manga
Fotografía: Miika Laaksonen en Unsplash
  • Principiante: No tienes conocimientos de japonés
  • Intermedio: Tienes un nivel de conocimientos decente del japonés
  • Avanzado: Hablas japonés fluidamente o casi como un nativo

Principiante

Si eres principiante, ¡aprende japonés! Si estás en bachillerato o universidad, toma cursos de japonés y habla con estudiantes japoneses de intercambio. Si eres un adulto, también puedes inscribirte a cursos de universidades públicas, o asistir a una escuela de idioma. El primer paso para volverte en un traductor, sea cual sea el idioma, es aprenderlo. No es necesario tener un título universitario en idioma japonés,  e incluso es mejor si estudias un grado en un área de conocimiento como negocios, marketing, medicina o ingeniería.

Sugerencias de libros:  La serie de libros de GenkiMinna no NihongoTextFuguA Dictionary of Basic Japanese GrammarA Dictionary of Intermediate Japanese GrammarKodansha’s Furigana Japanese Dictionary

Intermedio

De acuerdo, quizás sabes algo de japonés por la universidad, fuiste a un programa de intercambio o viviste en Japón por un tiempo. Ahora tienes que enfocarte en dos cosas sumamente importantes: Kanji y gramática. Más que eso, ahora es cuando debes introducirte en la lectura. Trata de leer todo lo que puedas conseguir en japonés. No necesitas entenderlo por completo, utiliza tus libros de texto como referencia.

Sugerencias de libros:  A Dictionary of Advanced Japanese Grammar, Read Real Japanese Essays and Short StoriesThe New Nelson Japanese-English Character DictionaryMaking Sense of Japanese: What the Textbooks Don’t Tell YouAn Integrated Approach To Intermediate JapaneseJapanese Style Sheet: The SWET Guide for Writers, Editors, and Translators

Avanzado

Ya sabes japonés, ¡felicidades! Es un gran logro. Sin embargo, el camino no acaba aún. Necesitas consumir y practicar traduciendo todo. Es extremadamente importante el conocimiento de cultura general. Lee los periódicos, sigue sitios en japonés, haz trabajo voluntario para traducir para tus amigos, compra libros en japonés, y no dejes de estudiar. Ve a seminarios en japonés sobre diferentes temas si es que vives en Japón, o participa en concursos de escritura. Practica identificando el estilo y argumento de un autor y traduciendo su sentido a español. En este punto debes considerar tomar el JLPT N2 ó N1.

Sugerencias de libros:  Japanese Names: A Comprehensive Index by Characters and Readings実力アップ!日本語能力試験 まとめて覚える!漢字単語ドリル 1級実力アップ!日本語能力試験2級漢字単語ドリル実力アップ!日本語能力試験1・2級対策 文法・語彙編The Routledge Course in Japanese Translation


Familiarízate con fuentes japonesas. Desarrollar las habilidades de investigación necesarias para ser traductor de japonés toma tiempo y esfuerzo. Cuando comiences, especialmente cuando estés haciendo trabajo profesional, debes ser capaz de investigar lo que no conoces. Algunos sitios importantes con los que debes familiarizarte:

Diccionarios japonés-inglés: Denshi JishoTangorinWeblioKotobankBiglobeALCGooJishoSanseidoYahoo Japan

Otros diccionarios: Jinmei Biographical DictionaryLibro Koseisha Biographical DictionaryKanji Reader Name Dictionary

Bibliotecas digitales: Aozora BunkoKindaiUVA’s Japanese Text Initiative

Bases de datos: JSTOREBSCOProject MuseThe Bibliography of Asian Studies

Herramientas de búsqueda: WorldCat Library CatalogJapanese Literature Translation SearchCiNii

Sobre el JLPT

El examen de aptitud del idioma japonés (JLPT por sus siglas en inglés) es una excelente manera de poner a prueba tu fluidez en el idioma. Puedes considerar que tienes un nivel avanzado si pasas el N1, que es el nivel más alto. Además de dar una buena impresión en tu currículum puede ayudarte a conseguir un trabajo en uan compañía en Japón, ya que muchas ofertas lo piden. Tanto el N2 como el N1 son difíciles y toman muchas horas de preparación.

Pasar el JLPT N1 no necesariamente significa que seas un buen traductor. Las habilidades necesarias para pasar el examen no son exactamente las mismas que se necesitan para traducir. El examen es contrarreloj, es estresante, no puedes consultar un diccionario, ni tienes acceso a materiales externos. Es un examen estandarizado, y mide sólo ciertas habilidades del idioma (no toma en cuenta, por ejemplo, la expresión oral ni escrita).

Como traductor de japonés, aunque tienes una fecha límite, nadie está contando tus horas de trabajo. Tienes a la mano diccionarios, recursos en línea, y lo que sea que necesites para el trabajo. Es escencial realizar búsquedas a la par que traduces. Es importante encontrar la intención del autor, a veces tienes que rumiar por horas para lograr encontrar la expresión correcta en el idioma nativo. Es esto lo que se necesita para ser un traductor. Nada de eso se mide en el JLPT. Puedes pasar el N1 y no por ello serás un buen traductor, y viceversa, puedes ser un excelente traductor sin haber tomado el examen.

Dicho esto, si vas a hacer traducción técnica o comercial, o si quieres trabajar en una compañía japonesa en algo más que traducción, toma el JLPT. No hace daño. Pero no esperes pasar el N1 y convertirte automáticamente en un traductor de japonés profesional.

Educación superior

universidades de Japón

Existen certificaciones, másters y doctorados que te ayudarán a mejorar tu idioma y adquirir las habilidades necesarias para traducción, sin mencionar que te da una mayor credibilidad frente a futuros empleadores. Para aquellos que quieran unirse a la academia, traducir novelas, cuentos cortos etcétera, la educación superior puede ayudar.

En el mundo hispano la oferta de programas de maestría en traducción japonés-español es escasa, encontrándose la mayor parte de los programas en España. De las pocas universidades que ofrecen la combinación japonés-español está la Universidad de Salamanca y la Universidad Autónoma de Barcelona.

Si tienes la posibilidad de estudiar en inglés, en Estados Unidos Kent State University y Monterey Institute of International Studies ofrecen la combinación inglés-japonés. La Universidad de Macquaire también tiene un programa que ofrece el grado de traducción e interpretación.

Recuerda que la educación superior no es un requisito. Si no tienes el tiempo o el dinero suficiente, no te rindas sólo por eso. Tampoco necesitas graduarte de traducción específicamente. Participar en un programa en japonés, ya sea para el idioma o la literatura es suficiente.

Ayuda externa, premios

Otra forma de entrar al mundo de la traducción profesional y familiarizarte con el giro es entrenar con un traductor experimentado y bien establecido. Contacta con gente de la que hayas escuchado y pregunta si aceptan practicantes. Te pueden dar consejos de primera mano, o pasarte trabajos extra que tengan. Pueden ayudarte a mejorar tu currículum y ganar dinero sin dedicarte directamente a hacer traducción como freelancer. Si no estás seguro de la calidad de tu trabajo, un mentor experimentado es una buena opción. Esto también sirve para los que son estudiantes. Habla con los profesores del departamento para saber si tienen trabajo extra que te puedan pasar. Es muy probable que lo haya.

Otra forma de introducirse a la traducción literaria es participar en concursos de traducción. Incluso si no ganas, puedes ponerlo como experiencia en tu currículum. También sirve como referencia comparar tu obra con la obra ganadora para saber cómo tus decisiones difieren de las de otros. Utilízalo para mejorar y saber qué es lo que buscan las editoriales. Si ganas, obtendrás reconocimiento y una referencia aún mejor. De cualquier manera, la práctica siempre ayuda a mejorar.

En México existe el Premio de Traducción Literaria Tomás Segovia para cualquier obra de cualquier idioma traducida al español.

Traducción técnica y comercial

Si no te interesa traducir obras de literatura, ya sea poesía, cuentos cortos, o épicas largas, también existe lo que se conoce como traducción comercial o técnica. Existen tres tipos de traductores comerciales. Sólo ten en cuenta que no porque haces este tipo de traducción, no puedes hacer traducción literaria. La mayoría de traductores comienzan en la traducción comercial para mejorar su currículum y pagar las cuentas. Después mezclan traducción literaria y comercial. Nadie está limitado a un solo estilo. Como traductor técnico, puedes trabajar como freelancer, por subcontratación, o dentro de la empresa.

Freelancer

Ser independiente te da la oportunidad de ganar la mayor cantidad de dinero si tienes la motivación para trabajar duro y mantener contactos. Tener una especialidad te ayudará si planeas hacer trabajo como freelancer. Más que nada necesitas ser capaz de comprometerte y cumplir con las fechas de entrega.

Subcontratación

Si trabajas bajo contrato para una compañía (normalmente un sitio web) puedes trabajar a tu propio ritmo, pero la agencia se lleva una parte del dinero que normalmente habrías ganado si trabajaras como freelancer. Sin embargo, esto elimina la necesidad de buscar tus propios clientes, que es una opción ideal para personas que sienten que trabajar como freelancer es una carga pesada.

Dentro de la empresa

Significa que trabajas dentro de la compañía de tiempo completo, lo que permite trabajo constante, pero la paga es tal vez la más baja de las tres opciones. Como traductor dentro de la empresa probablemente tendrás un volumen mayor de trabajo, pero se paga como un sueldo fijo. Generlamente es una buena opción para principiantes, pues les permite entender el ritmo de trabajo y la garantía de un sueldo.


En todas estas situaciones tu paga dependerá de qué traduces y qué tan rápido puedes entregar el producto a tu empleador o cliente. La mayoría del tiempo podrás establecer tus propias tarifas, que deben ser un reflejo de la calidad de trabajo que piensas producir. Otra cosa que debes recordar es que si trabajas como freelancer tal vez debas conseguir tu propio seguro y pagar tus propios impuestos. Es otra ventaja de trabajar en una compañía que se encarga de todas esas cuestiones.

No trates de limitarte a alguna de las opciones. Si trabajas para una compñaía, siempre y cuando no hayas firmado un contrato, puedes hacer siempre trabajo como freelancer mientras trabajas para ellos. Esto puede complementar tus ingresos si tienes la motivación suficiente.

Especializaciones

Tener una especialización definitivamente te ayudará a conseguir trabajo y posiciones con mejor paga, especialmente como traductor comercial. En las entrevistas, la pregunta más común es “¿cuál es tu especialización?”. Asegúrate que cuando escojas una especialización sea algo en lo que realmente estás interesado. Este es el tipo de trabajo que harás más frecuentemente. Si no te gusta, no intentes hacerlo tu especialidad. Entre ellas, algunas áreas de especialización son:

  • Derecho
  • Farmacéutica
  • Ingeniería
  • Finanzas
  • Medicina
  • Tecnologías de Información
  • Patentes

Puedes estudiarlo en universidad como una segunda carrera o como una concentración, per la mayoría de los traductores profesionales lo han hecho por su cuenta. No tienes que haber ido a la escuela para decir que tienes una especialización en una de estas áreas si has estudiado lo suficiente por tu cuenta. Pero toma en cuenta que tener un grado probablemente ayudará a darte mayor credibilidad si estás comenzando si no tienes un portafolio que puedas mostrar.

Dónde encontrar trabajos de traducción en línea

Hay algunos sitios en los que puedes trabajar como traductor japonés-español. Esto cae en la categoría de trabajo por subcontratación de la traducción comercial y técnica. Personas y negocios contactan con estos sitios con lo que necesitan traducir, y los sitios a la vez pasan los documentos al traductor adecuado. Algunos de estos sitios son:

Localización

La localización es una rama de la traducción, y tienen muchos puntos en común. Localización es la adaptación de algo a un idioma para que sea fácilmente comprendido en otro idioma, cultura o ubicación. La traducción es sólo una parte de la localización. Cuando la gente dice “¡quiero ser un traductor!” tal vez se refieren a esto. La localización incluye materiales multimedia como videojuegos, manga, anime, sitios web y software.

Hay dos tipos de localización en los que la gente se interesa generalmente: Anime y manga, y videojuegos. Sin embargo, si quieres trabajar en una de estas áreas, usualmente necesitas más que sólo el conocimiento de los idiomas para ser contratado. Para trabajar en localización se necesita poder adaptar las gráficas, editar signos, y a veces cambiar el orden de escenas enteras para que tengan sentido en el nuevo ambiente.

Anime/manga

Sonará un poco obvio, pero sigue leyendo. Para el anime en particular, familiarizarse con la forma en la que los traductores de subtítulos hacen su trabajo puede ayudar para saber qué y por qué cambian algunas cosas. Aún más, pueden familiarizarse con los programas que utilizan para edición. Para el anime, uno debe familiarizarse con Aegisub y el formato .ssa. Aegisub es un programa gratuito, ya que sólo necesitas descargarlo y jugar un poco con él.

Hay trabajos de prácticas y premios de traducción similares a los premios literarios. Si tienes la valentía de hacer una traducción al inglés, existe el Manga Translation Battle desde el 2012. El premio al primer y segundo lugar es de 100,000 y 50,000 yenes respectivamente y una gran oportunidad para introducirse a la localización de manga.

Videojuegos

Para la localización de videojuegos es mucho más probable que encuentres una posición si te concentras en el aspecto del videojuego. Entender cómo programar, conocer algunos lenguajes de programación, o tener un título en el área son las mejores formas de encontrar trabajo en esta área tan competitiva. Si tu única habilidad son los idiomas, será un poco difícil que encuentres un trabajo en esta industria.

Para ambos tipos de trabajos, como la traducción directa, es muy importante que puedas mantener los contactos. Conocer y poder hacer amistad con la gente correcta puede ayudarte a introducirte a compañías, lograr acuerdos y aprender sobre nuevos proyectos.

La paga en esta industria puede variar drásticamente si trabajas para una compañía pequeña o un gigante de los videojuegos. Es importante recordar que tendrás que encontrar nuevos trabajos constantemente. Cuando un proyecto se acaba, se acaba. Esto significa que debes encontrar algo nuevo, así como un freelancer. Incluso si encuentras un trabajo en una compañía, recuerda que muchas compañías pueden desplomarse sin importar si el juego tuvo éxito o no.

Desafortunadamente para mucha gente que trabaja en anime, manga y videojuegos, hay mucha gente que quiere entrar en el área, y hay quienes lo hacen de gratis. La razón por la que es difícil encontrar trabajo no es por la escasez de industrias. Cuando la gente está dispuesta a hacer las traducciones y los subtítulos por gratis, presentarte a una compañía con una tarifa no funcionará. Es más seguro adquirir experiencia haciendo traducción comercial. Una vez que tengas prestigio y algunos contactos será más fácil introducirse a estas industrias. Puedes seguir aplicando de mientras a trabajos en anime, manga y videojuegos, siempre hay excepciones.

Interpretación

La interpretación es para gente que tiene una gran habilidad para el habla y no tienen miedo de acercarse a las personas y trabajar a un nivel muy personal en tiempo real. Para aquellos que quieran introducirse en esta área, lo mejor que pueden hacer es entrenar. Algunas compañías ofrecen entrenamiento extensivo, pero no es muy comun. Las universidades arriba mencionadas ofrecen este grado de estudio. 

Si quieres trabajar en una compañía que está relacionada con Japón y necesitan un intérprete, o quieres trabajar en una de esas cabinas de las Naciones Unidas, es mejor prepararte con un grado académico. Desafortunadamente la oferta es muy escasa. De nuevo, no es necesario contar con un título. Es ideal, pero no es la única vía.

El trabajo de intérprete profesional es tal vez uno de los mejores pagados, pero se debe a lo largo de su entrenamiento y a la dificultad que involucra. En la mayoría de los casos necesitas tener confianza en tí mismo, y tener excelentes habilidades escritas y orales. Afortunadamente ningún trabajo es el mismo, y hay ofertas en lsa que no se necesitan tanto. A veces poder hablar en ambos idiomas y un poco de práctica es suficiente.

A veces, trabajar dentro de una compañía te permitirá hacer a la vez un poco de interpretación. recuerda, no cuentas con tiempo para buscar las palabras en un diccionario cuando estás en una reunión con los gerentes, o cuando estás en un escenario con cientos de personas. Es necesario que puedas reaccionar rápidamente y traducir el mensaje. A diferencia de la traducción, no necesitas buscar el estilo del orador, o las palabras exactas, simplemente necesitas transmitir el mensaje de manera efectiva.

Si quieres una opción “fácil” de interpretación, ofrécete como voluntario en una convención de cómics y anime en tu ciudad. Aunque no te paguen, definitivamente puedes ponerlo como experiencia profesional en tu currículum. Si estás estudiando en universidad, el departamento de idiomas también seguramente recibirá muchas peticiones de intérpretes.

Epílogo: Mi experiencia personal

Entré a trabajar a una compañía japonesa que se instaló en la zona del Bajío en México. En ese entonces, cientos de empresas japonesas se estaban instalando en la región, y la demanda de hablantes de japonés era tal, que pude entrar a trabajar como traductor con simplemente un N3. No diré el nombre de la empresa, pero basta decir que es una de las compañías automotrices más famosas de Japón.

El trabajo era más o menos monótono. Consistía en traducir manuales de operación y diseños de partes. El trabajo se volvía un poco repetitivo, pero era bueno porque sirvió para familiarizarme con la industria. Otra ventaja de trabajar dentro de la compañía es que tenía expertos en ingeniería y gestión de proyectos a mi alcance a los cuales les podía preguntar en caso de dudas.

Mi nivel de idioma mejoró drásticamente. Aprendí de áreas como ingeniería, electrónica, logística y gestión de proyectos, además de mejorar mi aprendizaje de keigo.

Sin embargo, las prestaciones no eran las mejores. El sueldo era muy competitivo (para ser mi primer trabajo, ganaba el doble que otros compañeros de mi misma carrera), pero no recibía nada en el reparto de utilidades. Los contratos duraban un año, por lo que no recibías “aumentos” y no tenías la garantía de continuar al siguiente año.

El ambiente laboral tampoco era el mejor. Los compañeros de trabajo sentían rencor de los traductores, ya que ellos, ingenieros con años de experiencia, recibían un sueldo menor al de los traductores; los malentendidos entre los japoneses y los mexicanos era adjudicado a los traductores; los traductores japoneses recibían un sueldo mucho mayor, y en ocasiones no se justificaba por su nivel de español. La gerencia también implementó estándares para medir la “eficiencia” de los traductores, estableciendo metas diarias medidas en páginas. No hace falta ser traductor para saber que esto hacía que la calidad de la traducción bajara, además que documentos muy diferentes eran evaluados con una misma medida.

Además, los gerentes japoneses esperaban que los traductores trabajaran horas extra (no pagadas) y en ocasiones en sábados. Muchos traductores se rehusaban, pero no recibían una buena evaluación y al término de su contrato no se les ofrecía la oportunidad de renovarlo. La rotación de traductores era muy alta: Pocos traductores se quedaban más de un año, a lo mucho se quedaban un segundo año si la oferta era mejor.

Al término de mi contrato, decidí que dejaría el trabajo de traductor por esta y otras razones. Hoy en día la situación ha cambiado: La oferta es mejor, pero los requisitos son mayores. La demanda de traductores también ha bajado gradualmente, debido a que gran parte del personal japonés ha regresado a su país al término del proyecto. Muchos traductores terminaron por integrarse a las empresas y ahora trabajan en otras funciones.

No quiero decir que todo estuviera mal en el trabajo de traducción: Es un trabajo estimulante si te gusta investigar. Aprendí mucho vocabulario en el trabajo, y pasé el N2 con la mano en la cintura después de haber trabajado ahí. El sentimiento de gratificación al terminar un documento, o al recibir un cumplido al término de una junta hacía que al final del día valiera la pena. Sólo cuento mi experiencia para que quienes consideran una carrera como traductores profesionales sepan que la traducción es un trabajo difícil, y no siempre tienes la oportunidad de escoger el material a traducir, y abrirse camino en un principio requiere picar piedra.