Emperador Hirohito firmando la Constitución de 1947