Historia de la homosexualidad en Japón

nanshoku 2

Como se vio en un artículo anterior sobre el shunga, la sexualidad en Japón era un tema muy abierto. A diferencia de lo que generalmente se piensa, la homosexualidad no se presentaba exclusivamente en Europa, y ciertamente en Japón no fue la excepción. Sin embargo, la expresión de homosexualidad en el Japón medieval sí es distinta a la concepción actual.

Nanshoku

nanshoku 1

El término nanshoku (男色) usualmente se traduce erróneamente como “sodomía” o “pederastia”, aunque ninguno de estos términos llega a ser preciso. Este término se refiere específicamente a un comportamiento homosexual entre hombres, nunca entre mujeres, y siempre existe una diferencia considerable de edad entre ambas personas. Este fenómeno se daba especialmente entre los samurái y comunidades monásticas del Japón premoderno.

Aunque en tiempos modernos esta práctica ya no existe, y cae dentro de la categoría de pederastia, presenta un antecedente en la historia de la homosexualidad en Japón. Como un código, el nanshoku es significativo hoy en día debido a que ofrece un reflejo del orden social en lugar de una amenaza a este. Dicho de otro modo, el nanshoku es una extensión de las convenciones sociales impuestas durante el periodo de Tokugawa y que eran fundamentales para mantener el orden. Estas convenciones sociales eran:

  • Relaciones jerárquicas. El nanshoku se practicaba entre miembros de instituciones basadas en la lealtad, solidaridad y obediencia. Es por eso que se presentaba esta práctica tanto en monasterios como en el ejército, y se veía como una extensión de la relación entre el mentor y el pupilo y servía para establecer lazos entre ambas partes.
  • Roles de género. A pesar de que se daba una relación homosexual, se procuraba que hubiera una división, en la que el superior asumía el rol activo y el pupilo el rol pasivo, sin posibilidad de cambio. Asimismo, en ocasiones el pupilo se vestía de mujer.
  • Estructura social. El nanshoku se practicaba exclusivamente entre la clase aristócrata, sobre todo entre los señores feudales. Cuando emergió la clase comerciante, esta práctica se difundió y popularizó.

wakashudo

El nanshoku, es conocido también como wakashudō (若衆道, Ruta del joven), abreviado en ocasiones como shudō. Un escritor anónimo del siglo XVII escribe al respecto de esta práctica que:

Es natural para un samurái hacer cualquier esfuerzo para sobresalir en la pluma y la espada. Más allá, es importante para nosotros no olvidar, incluso en nuestra última hora, el espíritu del shudō. Si lo olvidáramos, no sería posible mantener la decencia, o la gentileza del habla, ni los refinamientos de un comportamiento cortés.

El declive de esta práctica tiene más que ver con el resultado de su propagación a la clase comerciante que una cuestión moral. Como resultado de esta propagación, la práctica propició que aumentara la prostitución de hombres jóvenes, lo que concluyó con una prohibición del gobierno de esta práctica.

 

Kagema

kagema 2

Otro ejemplo de homosexualidad en el Japón premoderno es el oficio del kagema (陰間).  Para la época de Tokugawa, el teatro kabuki era una forma popular de entretenimiento, y los actores que participaban en dichas obras se volvían inmensamente populares. No obstante, había otros actores menores que se alternaban entre la actuación y la prostitución. Ellos fueron conocidos como kagema. Este oficio fue en aumento conforme la clase comerciante se iba consolidando.

En otras ocasiones, las familias vendían a uno de sus hijos jóvenes a burdeles o casas de té especializados, conocidos como kagemajayadonde se establecían contratos por diez años. Los kagema a veces impostaban a una mujer en sus servicios.

 

La homosexualidad en el Japón contemporáneo

Yukio Mishima 2

Con la modernización de Japón, las prácticas homosexuales fueron asimilándose a la tradición occidental. A pesar de que no existen leyes en contra de la homosexualidad, hoy en día es un tema delicado en Japón. Los homosexuales en Japón procuran ocultar su identidad, llegando en ocasiones a contraer matrimonio para guardar las apariencias. Tal es el caso, por ejemplo, del famoso escritor Yukio Mishima, quien escribió una famosa novela al respecto, titulada Confesiones de una Máscara.

Por otro lado, en los medios hay personas que se han aprovechado de estereotipos de la homosexualidad para adquirir popularidad, como el comediante Masaki Sumitani o la diseñadora de modas Hiromi. En la cultura popular, y sobre todo en el anime manga se han abierto nuevos géneros para acaparar a este público en crecimiento. Géneros como el yaoiyurigei-comi tratan de estos temas. Mientras que el yaoi y gei-comi se basan en el aspecto erótico y físico, el yuri se basa en el aspecto emocional.

Publicidad

Deja tu comentario!