Sumi-e

sumi-e 5

El arte de pintar con brocha en Japón lleva más de 2 mil años de existir, y se origina en el budismo zen.  Los practicantes más antiguos del sumi-e (墨絵) eran monjes altamente disciplinados y entrenados en el arte de la concentración, la claridad y la simplicidad. Estos maestros del zen se dedicaron a esta forma de arte a través de años de reflexión y disciplina estricta. 

sumi-e 4

Como muchas formas de arte, la pintura fue importada a Japón bajo la influencia de la cultura china. Con el tiempo se adoptaron estilos propios de Japón y se desarrollaron distintas escuelas. Cada escuela practicaba su propio estilo. Pero la influencia china fue prevalente hasta el inicio del periodo Edo, al grado que se distinguía al estilo japonés englobado como yamato-e.

sumi-e 3

Posteriormente el sumi-e fue visto como una actividad que reflejaba las enseñanzas del Bushido, el código de conducta del samurái. Para el espadachín, la compostura en batalla y su paralelo artístico en la calma y tranquilidad que son esenciales para antes de llevar a cabo un trazo. Al encarnar el código del guerrero, el sumi-e era una metáfora del mundo efímero del soldado.

sumi-e 2

Después de la apertura de Japón al Occidente en el periodo Meiji (1868-1912), los primeros años fueron marcados por abrazar la cultura occidental. Se fundaron nuevas universidades y se establecieron departamentos de arte occidental, se importaron artistas del extranjero como profesores y se enviaron a estudiantes a estudiar a Europa, principalmente a Francia e Italia. Sin embargo, pronto se generó un creciente nacionalismo que comenzó a reconocer las tradiciones antiguas, e incluso llegaron a condenar al arte occidental, resurgiendo el sumi-e.

sumi-e

Los materiales que se utilizan para el sumi-e son similares a los del shodō (書道, caligrafía japonesa), pues requiere de un contenedor para la tinta, tinta en barra o en polvo, una brocha (fude) y papel arroz como lienzo. Tradicionalmente se utilizaba únicamente el color negro sobre el blanco, pero con la influencia del impresionismo se incorporaron más colores, haciendo cuadros más vívidos.

Publicidad

Deja tu comentario!