Omamori, amuletos japoneses

Para cualquier visitante que va a Japón, no ha de pasar mucho tiempo antes de encontrarse con un omamori (お守り), que son uno de los varios tipos de amuletos que existen en Japón. Su origen proviene de la tradición sintoísta y budista.

Estos amuletos son la representación de un espíritu protector, y consisten en la inscripción de una bendición en una tablilla de madera dentro de una bolsa de seda. En el reverso de la bolsa se puede ver escrito el templo donde fue elaborado el omamori. Se piensa que es de mala suerte abrir la bolsa para ver su contenido.

Los omamori vienen en diferentes tamaños, formas  y estilos, y ofrecen diversos tipos de protección: salud, éxito en los exámenes, un nacimiento saludable, amor, seguridad en el tráfico, y protección general. Incluso si no encuentras un omamori adecuado a tus necesidades puedes solicitar al sacerdote del templo uno personal. Si varias peticiones así se solicitan el templo puede comenzar a hacer omamori para ese uso específico.

La tradición dice que al inicio del año se debe llevar el amuleto al templo de origen para que sea debidamente quemado y purificado. Por otro lado se piensa que es de mala suerte desechar el amuleto. Esto es porque quemar el amuleto se considera una forma de expresar gratitud y renovación, mientras que desecharlo se considera una ofensa.

Hoy en día el uso de omamori se ha comercializado y se pueden encontrar como estampas de auto, adornos para celular, tarjetas de crédito, etc. Incluso hay omamoris con personajes como Hello KittyMickey Mouse.

Publicidad

Deja tu comentario!