Hokusai (1760 – 1849)

Retrato de Hokusai

Katsuhika Hokusai, mejor conocido sólo por Hokusai, es uno de los artistas más conocidos de Japón. Nació en una familia de artesanos, en Katsuhika, Edo (actualmente Tokyo). Su nombre en la infancia era Tokitarō. Se cree que su padre elaboraba espejos para los shogunes. El padre nunca hizo a Hokusai su heredero, por lo que se piensa que su madre era una concubina. Hokusai comenzó a pintar a la edad de seis, posiblemente aprendiendo el arte de su padre, cuyos trabajos en espejos también incluían pinturas de diseños en sus marcos.

Durante su vida, Hokusai fue conocido por al menos 30 nombres. Aunque el uso de múltiples nombres era una práctica común entre los artistas de la época, el número de nombres que utilizó excede por mucho el de cualquier otro pintor. Los cambios en el nombre se le atribuyen a cambios en su producción artística y estilo, por lo que sirven para dividir su obra en periodos distintos.

A la edad de 12 fue enviado por su padre a trabajar en una librería y biblioteca, un instituto popular en las ciudades japonesas, donde leer los libros hechos de tablas de madera era un entretenimiento popular entre la clase media y alta. A la edad de 14 se volvió aprendiz de un carpintero, y trabajó ahí hasta los 18, cuando fue aceptado como discípulo de Katsukawa Shunshō. Shunshō era un artista de ukiyo-e, un estilo de impresión en madera y pinturas que Hokusai llegó a dominar y a liderar. El ukiyo-e se caracterizaba por enfocarse en imágenes de cortesanos y actores de kabuki que eran populares en la época.

Después de que se cambió su nombre por primera vez, fue llamado Shunrō por su maestro. Con este nombre publicó varias impresiones y series de imágenes de actores de kabuki publicados en 1779. Durante la década en la que trabajó en el estudio de Shunshō, Hokusai contrajo matrimonio con su primera esposa, de quien se sabe poco, y quien murió en 1790. Después se casaría en 1797 con su segunda esposa, aunque también murió al poco tiempo. Fue padre de dos hijos y tres hijas, y su hija más pequeña, Oyei, también se volvería artista como su padre.

Después de la muerte de Shunshō en 1793, Hokusai comenzó a explorar otros estilos de arte, incluyendo el estilo europeo que fue importado por los franceses y holandeses en gravados de cobre. Pronto fue expulsado de la escuela de Katsukawa por Shunkō, el que sucedió a Shunshō. Este evento fue descrito por Hokusai como “inspiracional”: “Lo que realmente motivó al desarrollo de mi estilo artístico fue la humillación que sufrí en manos de Shunkō”.

Hokusai

Hokusai también cambió el tema de sus obras, distanciándose de las imágenes de cortesanos y actores que eran los principales temas del ukiyo-e. En su lugar, su obra se concentró en paisajes e imágenes de la vida diaria de los japoneses de diferentes niveles sociales. Este cambio representó un punto de inflexión en el desarrollo del ukiyo-e y de la vida de Hokusai.

Su siguiente periodo está asociado con la escuela de Tawaraya, donde adquirió el nombre de Tawaraya Sōri. Produjo muchas obras con brocha, llamadas surimono. En 1798, Hokusai pasó su nombre a un estudiante y se volvió un artista independiente, libre de ataduras de cualquier escuela, y adoptó el nombre de Hokusai Tomisa.

vista del Monte Fuji

En 1800, Hokusai continuó desarrollando su estilo de ukiyo-e para otros propósitos que no fueran retratos. También adoptó el nombre que sería más famoso: Katsuhika Hokusai, haciendo alusión a su lugar natal en Hokusai, y su segundo nombre que significa “estudio del norte”. Ese año publicó dos colecciones de paisajes: Famosas Vistas de la Capital del Este, y Ocho vistas de Edo. También comenzó a atraer estudiantes, eventualmente enseñando a 50 pupilos en el transcurso de su vida.

En la siguiente década, Hokusai se volvió famoso debido a su obra y talento. Durante un festival en Tokyo creó un retrato de un monje budista de más de 180 metros de largo utilizando una escoba y cubetas llenas de tinta. Otra historia dice que se encontraba en la corte del Shogun Iyenari, donde fue invitado para competir con otro artista que utilizaba métodos más tradicionales. La pintura de Hokusai, creada frente al Shogun, consistía en una curva azul sobre papel, y después hizo que una gallina cuyas patas habían sido sumergidas en pintura roja caminara sobre el lienzo. Describió al Shogun que la pintura era un paisaje del río Tatsuta con hojas de maple rojas flotando, y ganó la competencia.

En 1807 Hokusai colaboró con el novelista Takizawa Bakin en una serie de libros ilustrados. Los dos no se llevaban bien debido a diferencias artísticas, y su colaboración terminó con el cuarto libro. El publicista, que tuvo la opción de permanecer con Hokusai o Bakin en el proyecto, escogió a Hokusai, enfatizando la importancia de las ilustraciones en los trabajos impresos.

caricaturas de Hokusai

En 1811, a los 51 años, Hokusai cambió su nombre a Taito y entró en el periodo en el que creó el Hokusai Manga y varios etehon, o manuales artísticos. Los etehon sirvieron como una forma de obtener ingresos y atraer más artistas. El primer libro de Hokusai Manga incluía bosquejos y caricaturas que influyeron en los libros de historietas que se conocerían posteriormente con el mismo nombre, y fueron publicados en 1814.

Gran ola de Kanagawa

En 1820 cambió su nombre de nuevo a Iitsu, y marca el comienzo de su vida como un artista famoso en todo Japón. Durante la década de 1820 Hokusai conoció la cúspide de su carrera. En este periodo pintó sus famosas 36 Vistas del Monte FujiLa Gran Ola de Kanagawa. También comenzó a retratar imágenes individuales de flores y pájaros.

En su siguiente periodo cambió su nombre a Gakyō Rōjin Manji, que significa “El hombre viejo del arte”. En este periodo pintó sus Cien Vistas del Monte Fuji, otra serie de obras muy famosa. En 1839, un incendio en su estudio provocó que muchas de sus obras se perdieran. En aquella época de su vida, su fama comenzaba a menguar, ya que otros artistas como Andō Hiroshige se habían vuelto populares. Pero Hokusai nunca dejó de pintar. Murió en Abril de 1849. Cuatro años después llegó el Comodoro Matthew C.Perry a las costas de Japón, obligando a la apertura comercial de este país. A partir de entonces, Hokusai se volvería famoso en todo el mundo.

Publicidad

Deja tu comentario!