Karatsu

Niji no matsubara

Karatsu es una ciudad ubicada en la costa del Mar de Genkai, al Noroeste de Kyushu. Hace miles de años, este mar era una ruta marítima que conectaba las islas japonesas con el continente asiático. En esta zona se han encontrado campos de arroz que datan de aproximadamente 2700 años, lo que indica que fue uno de los primeros lugares donde se comenzó a cultivar el arroz en Japón con técnicas importadas del continente.

Los registros históricos de los Tres Reinos de China identifica la existencia de un pequeño país llamado Matsura-koku en esta región para el siglo III. El nombre de Karatsu (唐津, que significa Puerto a China) se registró por primera vez hasta el siglo XVII.

niji no matsubara 2

Se puede llegar al puerto de Karatsu en tren desde Fukuoka, la ciudad más grande de Kyushu. En el camino se puede ver un tipo de pino muy oscuro, conocido como Niji-no-Matsubara (Arboleda de Pinos Arcoiris) que corre a lo largo de la costa. Originalmente fue plantado por el clan de Karatsu en el siglo XVII como una barrera protectora contra los fuertes vientos marítimos. La mejor manera de disfrutar de esta arboleda es escalando el monte Kagami-yama. La altura de la montaña ofrece una vista única entre el verde de los árboles, el blanco de la costa y el azul del mar. También se puede ver el castillo y el pueblo de Karatsu desde ahí.

Al llegar a la estación de Karatsu, el visitante puede ver una estatua gigante de un león. Éste es un modelo de los carros alegóricos que desfilan en el festival de Karatsu Kunchi. El festival ocurre del 2 al 4 de Noviembre, y se remonta a una tradición celebrada por los campesinos hace más de 190 años, donde se le agradecía al dios del Santuario de Karatsu por las buenas cosechas. Además de los leones, otros carros alegóricos se hacen en forma de besugo, cascos de samurái y otros diseños únicos. Cada año llegan visitantes de todo el país para presenciar este desfile.

Karatsu Kunchi

El Santuario de Karatsu se encuentra a 10 minutos a pie partiendo de la estación. A excepción de los días en los que se lleva a cabo el festival, los carros alegóricos se exhiben en este santuario. Cada carro está hecho de washi (papel tradicional japonés) que cubre un armazón de madera o barro y después se pinta. Tienen más de 100 años, y todos los años circulan durante el festival.

Karatsu es una ciudad para caminar, y todavía conserva la atmósfera de la época de los castillos. Con un vistazo a los alrededores se pueden ver bancos de estilo occidental y posadas japonesas de más de 100 años, además de una mansión construida por un empresario minero en el siglo XIX. Aunque la mina dejó de operar hace tiempo, había campos de carbón cerca del puerto de Karatsu que fueron fuente de riqueza para los empresarios locales.

e-garatsu

Otra atracción que no puedes perderte es la orfebrería de Karatsu. Desde el siglo XVI se producen desde tazas y tazones hasta obras de arte utilizados para la ceremonia del té. Un trabajo de cerámica de los más apreciados es el e-garatsu, una pieza de cerámica con colores ocre y textura terrosa en los que se dibujan flores y aves en vidrio. Uno de los hornos más famosos es el de Nakazato Taroemon, que en su época fue la orfebrería que proveía de estas piezas de cerámica al clan de Karatsu. El actual maestro orfebre representa a la generación número XIV y tiene una galería en exhibición para los visitantes.

calamar de yobuko

Finalmente no puede faltar la comida.  Un platillo popular es el tsugani, una especie de cangrejo de río que se obtiene del río Tamashima. El kanimiso (la carne pastosa del cangrejo) con carnes blancas es una delicia local. El kanimeshi (arroz con carne de cangrejo) también se recomienda. Karatsu también es conocido por la cría de ganado negro. La carne, que es un manjar propio de la prefectura de Saga es dulce y tierna, perfecta para el shabu-shabu (tiras de res hervidas). A 20 minutos al noroeste de Karatsu se encuentra Yobuko, un pueblo portuario en el que se puede conseguir calamar blanco. En el pueblo se pueden ver tendederos con calamares del día puestos al sol a secar. Durante todo el año a excepción de Año Nuevo, se puede ir a un mercado donde se vende pescado fresco, almejas y verduras. Una gran variedad de manjares del Mar de Genkai (como sushi, platillos hervidos y sopa) se pueden encontrar.

Publicidad

Deja tu comentario!