Kinbaku

Kinbaku 2

Shibarikinbaku es el nombre con el que se le denomina a un arte erótico desarrollado en Japón. Shibari literalmente significa “restricción”, y kinbaku significa “atar apretado”. En occidente normalmente se traduce como bondage, un fetiche sexual. Sin embargo en Japón fue desarrollado como un arte que no necesariamente se relaciona con el bondage.

Hojo Jutsu

El origen del kinbakushibari data de la época medieval, y era conocido como hojo-jutsu, una técnica para atar que era dominada por los samurái para mostrar respeto a sus prisioneros.  El arte del kinbaku se volvió más cruel en el periodo de Tokugawa, cuando se desarrollaron técnicas para atar a la persona e infligir dolor. Esta forma de tortura después se transformó gradualmente en una expresión artística que llega a nuestros días.

El shibari pone atención, no en la persona en sí, sino en cómo se colocan las ataduras, buscando crear un entorno de intimidad entre la persona que ata y la que es atada. Es decir, el shibari se preocupa en el camino que lleva al resultado final, y no al resultado en sí.

Kinbaku 1

En lugar de ser considerada una práctica sadomasoquista, el kinbaku es considerado una expresión artística en la que se crea belleza al manejar el cuerpo humano por medio de cuerdas. A diferencia del bondage occidental, se piensa que este arte no se domina simplemente conociendo las técnicas, sino poniendo en él el espíritu.

kinbaku 4

En el kinbaku los efectos de la cuerda en el cuerpo son esenciales. La persona que hace uso de la cuerda se conoce como nawashi, que es el artista que elabora patrones con la cuerda, en muchas ocasiones asimétricos para acentuar la belleza de la obra terminada. Por otro lado, la persona que se somete al nawashi para ser atada se le designa como jujun. El propósito del kinbaku es dar placer a través de la presión en ciertas zonas del cuerpo del jujun.

kinbaku 3

Probablemente en este punto de la lectura se preguntarán qué persona estaría  dispuesta a ser atada. De acuerdo a algunos estudios, la sensación de inmovilidad al ser atado llega a liberar endorfinas que generan placer. Incluso en algunas personas la sensación de quietud genera relajación, como si se estuviera en un masaje vigoroso. Por otro lado, existe una voluntad del jujun a ser sometido al nawashi. Por otro lado, hay gente a la que también le llama la atención como espectador, por lo que este arte ha adquirido popularidad en shows.

Tani Naomi

En el Japón moderno se pueden ver algunas expresiones del kinbaku en la cultura popular. En 1990 el músico de rock Masami Akita lanzó dos CDs titulados “Música para una sesión de bondage“, que probablemente tenían el propósito de ser reproducidos durante una sesión de kinbaku. Otro ejemplo son los Pink Films (ピンク映画, “películas rosas”) en los que se incluían escenas de kinbaku como parte integral de la historia y que impulsaron al estrellato a actrices como Naomi Tani o Urado Hiroshi.

Publicidad

Deja tu comentario!