Gunkanjima, la ciudad fantasma

Hashima, también conocida como Gunkanjima

Hashima es una pequeña isla ubicada a 20 kilómetros del puerto de Nagasaki. Hasta 1974 la isla sirvió como una mina de carbón, contando con más de 5 mil residentes en un área de poco más de 480 metros por 150. Esta densidad de población es la más alta registrada en la historia. Actualmente la isla se encuentra inhabitada, con los edificios abandonados asemejando una ciudad en ruinas. ¿Qué ocurrió?

Acorazado

Hashima fue construida de manera que todo el terreno se pudiera aprovechar. Para proteger la ciudad de los tifones se construyeron barreras altas, dándole a la isla una apariencia similar a la de un acorazado. De ahí que la isla sea mejor conocida como Gunkanjima, que quiere decir “isla acorazado” en japonés.

Ciudad fantasma

En 1810 se encontró una mina de carbón en la isla  de Hashima por el señor feudal de Saga. La industria del carbón comenzó a finales del siglo XIX, para luego ser comprada por la Corporación Mitsubishi. A la vez que la producción creció, la isla se desarrolló, y la empresa construyó varias áreas residenciales, edificios industriales y muros para proteger a la isla de la intemperie.

Los administradores, trabajadores y sus familias habitaron la isla, que fue su hogar por muchos años. Los residentes de la isla llevaban una vida más o menos normal, con la mitad de los habitantes dedicados a la minería, y el resto en actividades como la escuela, restaurantes, tiendas, baños públicos u hospitales.

Gunkanjima 2

En Abril de 1974 la mina cerró, y sus residentes tuvieron que abandonar Gunkanjima, dejando atrás la ciudad y sus edificios. Con el paso de los años, la exposición directa a los tifones causó el deterioro de los edificios, dándole a la ciudad un aspecto tenebroso de un pueblo fantasma. Debido al peligro de que los edificios colapsen, la isla estuvo cerrada por muchos años al público, visible solamente desde lejos.

Sin embargo, en abril del 2009 se abrió un nuevo puerto que permite la entrada a turistas para visitar la isla. Los turistas visitan tres puertos diferentes al sur de la isla, y reciben una guía de 45 minutos en japonés. Sin embargo, todavía no se puede acercar a los edificios debido al riesgo de su colapso.

El paseo en bote entre Nagasaki y Gunkajima también es recomendable. Los botes tardan 50 minutos, y dan una guía a las fábricas constructoras de naves de Mitsubishi. La vista de Nagasaki también es increíble.

Gunkanjima

Varias compañías ofrecen viajes a Gunkanjima. Los recorridos usualmente duran tres horas, incluyendo una hora para pasar en la isla. El costo por persona es de aproximadamente 4 mil yenes. Si vas a viajar a Japón, y estás interesado en visitar Gunkanjima, te recomendamos este enlace y este otro.

Publicidad

Deja tu comentario!