Economía de Japón desde la Segunda Guerra Mundial

Luego del fin de la Segunda Guerra Mundial, Japón se había convertido en un “país menos desarrollado”. Su PIB per cápita era tan sólo un quinto del de Estados Unidos. Sin embargo, durante las siguientes dos décadas percibió un crecimiento en el PIB del 8%, volviéndose el primer país en salir del estatus de “país menos desarrollado” en la posguerra . Para 1968, Japón se convirtió en la segunda economía más grande, siendo superado solamente por Estados Unidos.

Con la crisis petrolera de 1971, Japón tuvo un giro en su sector industrial. Pasó de dedicarse a la industria pesada al sector de computación, semiconductores y otras tecnologías. Otra recesión ocurrió en a mediados de la década de 1980, cuando el valor del yen aumentó, haciendo sus exportaciones menos competitivas. Dicha crisis continuó durante la década de 1990 debido a una caída de los precios en el mercado interno y la caída en las exportaciones a otros países asiáticos que también entraron en crisis. A inicios del 2000 tuvo una ligera recuperación que se vio interrumpida debido al deterioro de la economía estadounidense, para luego continuar a partir del 2002 hasta la fecha.

Hoy en día existe una preocupación sobre la edad de la población japonesa. Mientras que en el 2011 se estima que 23% de la población está sobre los 65 años de edad, se piensa que para el 2055 esta cifra ascenderá al 41%. Esto quiere decir que para mantener a la población anciana tendrán que aumentar la mano de obra, promover más los empleos en el sector de población mayor a los 65 años de edad y cambios en el sistema de pensiones, para equilibrar la carga del sector laboral y los beneficios de la población pensionada.

En años recientes las empresas japonesas han decidido poner sus industrias en países vecinos. Productos electrónicos como Televisiones, VCRs y refrigeradores se encuentran presentes en China, Tailandia, Malasia y otros países cercanos a Japón. Sin embargo, la dependencia entre China y Japón se ha vuelto un tema preocupante. Las importaciones de china aumentaron del 2001 al 2005 un 170%, y las exportaciones hacia China aumentaron en el mismo periodo 235%. Y es que mientras que Japón es un exportador de bienes de capital (maquinaria) y productos intermedios (componentes) los países vecinos exportan a Japón bienes terminados.

En la actualidad Japón se enfrenta a un problema energético, debido a la carencia de recursos energéticos domésticos. Es por ello que se ve obligado a importar el 80% de la energía que utiliza. Desde la crisis petrolera de 1971 y la crisis de 1979, la demanda energética en Japón ha ido en aumento. Las reservas de petróleo en varios países que antes exportaban a Japón se han reducido, y el país actualmente tiene la necesidad de importar el 90% del petróleo de Medio Oriente. Todo esto hace de Japón un país sumamente vulnerable al mercado del petróleo. Es por ello que el país se previene creando reservas de petróleo y fomentando el desarrollo independiente de fuentes de energía, además de procurar la cooperación con países productores de petróleo.

Publicidad

Deja tu comentario!