Tsuguharu Foujita (1886 – 1967)

Tsuguharu Foujita retrato

Tsuguharu Foujita, conocido después como Léonard Tsuguharu Foujita, fue un pintor japonés reconocido por sus obras impresionistas de estilo occidental. Nacido en Tokyo, estudió en la Escuela de Bellas Artes de Tokyo. En 1910 recibió varias medallas y premios, e incluso el emperador compró una de sus obras. Otro de sus logros fue ser invitado en 1911 a Corea para retratar al rey.

Tsuguharu Foujita autorretrato

Foujita parecía destinado a una lucrativa en Oriente, hasta que decidió en 1912 viajar a Londres y en 1913 a París. Ahí descubrió el arte contemporáneo europeo, al igual que los franceses a mediados del siglo XVIII habían descubierto la pintura japonesa. Sus pinturas son de escenas de París y los suburbios. Su arte se exhibe en varias galerías, y poco a poco logra sintetizar la caligrafía oriental y el arte occidental. Durante sus veintes desarrolla una técnica que utiliza pintura de marfil, a través de líneas claras que proliferan con contornos brillantes. Pinta en esa época naturalezas muertas, desnudos, autorretratos y gatos. También abarca temas mundanos, así como pinturas religiosas en fondos dorados.

Tsuguharu Foujita Café detalle

La primera exhibición de Foujita en París abrió en 1917, seguida de otra en 1924, cuando ya era uno de los artistas más importantes del Salon d’Automne. Ese mismo año fue seleccionado miembro de la Academia de Bellas Artes de Tokyo, pues fue el primero en liberar al arte japonés de su imagen clásica y antigua.

Pintura de Tsuguharu Foujita detalle 3

Foujita fue seleccionado para decorar la Casa Japonesa en la Cité Universitaire de París. Viajó por Inglaterra, Bélgica, Holanda, Suiza, Italia, Alemania y Estados Unidos, donde tuvo un estudio hasta 1939. Después del estallido de la Segunda Guerra Mundial regresó a París, donde vivió hasta 1941. Los siguientes nueve años los pasaría en Tokyo.  Entonces se dedica a pintar murales, y se vuelve agregado artístico y pintor oficial del ministerio de la armada. Ahí sirve a su país a través de su arte, pintando escenas de guerra o de victoria de la armada jaopnesa.

Pintura de Tsuguharu Foujita detalle

Después de la guerra regresó nuevamente a París, donde se dedicó a pintar y trabajar en obras caritatibas como presidente de la Asociación de Artistas Japoneses. Foujita murió en Zurich a la edad de 81 años y fue sepultado en Rheims, donde había decorado la capilla después de convertirse al catolicismo. Como uno de los miembros más antiguos de la Escuela de París, Foujita era amigo de Braque, Picasso y Rousseau, quienes sutilmente influyeron en su estilo. Foujita erigió un puente entre el arte occidental y oriental, con sus obras de líneas claras y colores grisáceos y pálidos.

Publicidad

Deja tu comentario!