Mitología y folclor japonés – La boda del kitsune

kitsune no yomeiri 2

Desde Ibaraki hasta Nara se cuenta la historia de Kitsune no Yomeiri (狐の嫁入り, boda del kitsune). Muchas historias siguen patrones similares con pequeñas variaciones. Hay dos fenómenos a los que se refieren con kitsune no yomeiri, el fenómeno en el que cae lluvia cuando hay luz de sol, y la procesión del fuego del kitsune (狐火, kitsune bi), una procesión de luces que se ve en las montañas.

Literalmente, yomeiri quiere decir “recepción de la novia”, como se acostumbra en Japón que la familia del yerno recibe a la novia el día de la boda como un miembro de la familia. Existen otras variaciones de nombre para este fenómeno. En las prefecturas de Saitama e Ishikawa se le conoce como kitsune no yomitori, ((狐の嫁取り, la toma de la esposa-zorro), y en Shizuoka se le conoce como kitsune no shugen (狐の祝言, celebración de la boda del zorro). En Tokushima es un nombre menos festivo, pues se le conoce como kitsune no soshiki (狐の葬儀, el funeral del zorro) y es considerado un presagio de muerte.

kitsunebi

El kitsune no yomeiri ha sido por mucho tiempo parte del folclor japonés. En la Enciclopedia de Echigo del periodo Horeki (1751-1764) la descripción del fenómeno es la siguiente:

En noches oscuras y silenciosas, en lugares secretos, filas de linternas y antorchas se pueden ver alineadas en una cadena inquebrantable de más de tres kilómetros. Es una  visión rara, pero inconfundible. Se puede ver frecuentemente en el condado de Kanbara, y se dice que en tal noche los zorros jóvenes reclaman a sus acompañantes.

La procesión de luces se asoció a las bodas y es un reflejo de las ceremonias japonesas de ese tiempo. Basados en tradiciones que se establecieron en el periodo Muromachi, las bodas se llevaban a cabo de noche y la novia era escoltada a su nuevo hogar por un desfile de lámparas. Este tipo de ceremonia, llamado konrei gyoretsu (婚礼行列, procesión de la boda) duró hasta mediados del periodo Showa, cuando las ceremonias de tipo occidental reemplazaron a las ceremonias tradicionales japonesas.

kitsune no yumeiri

Las leyendas del kitsune no yomeiri emergieron con otras historias relacionadas a la brujería en torno al zorro. Si se intentaba seguir una de estas procesiones, ésta desaparecía, aunque de vez en cuando se encontraban rastros. El santuario de Shunjitsu en la prefectura de Saitama se dice que era el lugar más popular para las bodas entre zorros. Cuando una de estas procesiones iluminaba la noche, al día siguiente se encontraban heces de zorro de camino al santuario.

Las historias del kitsune no yomeiri continuaron hasta el periodo Edo. En la aldea de Toshima (actualmente Kita-ku, Tokyo), esta procesión fue vista por varias noches consecutivas, y eventualmente se convirtió en uno de los Siete Misterios de Toshima. En el monte Kirin de la prefectura de Niigata abundan los zorros, y se decía que el kitsune no yomeiri ocurría con frecuencia. Tanto en Niigata como en Nara se pensaba que era un signo de buena suerte para la cosecha, y mientras más lámparas se vieran, más abundante sería ésta. Un año sin ver un kitsune no yomeiri  era un presagio de escasez y hambruna. En la prefectura de Gifu, los zorros no sólo llevaban linternas. La procesión era acompañada por el sonido de bambú que se rompía, a pesar de que al día siguiente el bosque estaba intacto.

kitsunebi 2

La aparición de estas luces no es único de Japón. En leyendas occidentales se les conoce como will-o’-the-wisp en inglés, o como fuego fatuo en español. La explicación más común de estos fuegos es a oxidación de fosfano causado por materia orgánica en descomposición que se puede encontrar en los bosques. Otras sugerencias son las ilusiones ópticas causadas por el sol. Sin embargo, no existe prueba científica de estos fenómenos.

 

Otro fenómeno al que se asocia el kitsune no yomeiri es a la lluvia en un día soleado. En el periodo Meiji, el poeta Masaoka Shiki escribió:

Cuando la lluvia cae del cielo azul, a la hora del caballo, el gran rey zorro toma a su prometida

Este fenómeno natural se conoce en Japón como Tenkiame ((天気雨), y se piensa que ocurre cuando los zorros llevan a cabo sus ceremonias. Sin embargo, no queda muy claro cómo se llegó a asociar este fenómeno con loz zorros. Hay épocas en las que las montañas están cubiertas de lluvia mientras que las aldeas están despejadas. La gente decía que los zorros invocaban a la lluvia para esconder sus ceremonias. Otros le atribuían propiedades misteriosas, ya que es un fenómeno poco común, y dado que los zorros tienen propiedades supernaturales en el imaginario japonés, pronto se les asoció.

tenkiame

En esta segunda versión también hay variaciones. En regiones agrícolas se consideraba una buena señal, como una promesa de lluvia en los cultivos y muchos niños para las novias que se casaban ese día. En Tokushima, a este fenómeno se le conoce como kitsuneame (狐雨, lluvia del zorro) y no se asocia con las bodas. En la prefectura de Kumamoto, las bodas de zorros se asocian con los arcoiris, y en la prefectura de Aichi se asocian con el granizo.

kitsune no yumeiri matsuri

Hoy en día, el kitsune no yomeiri es un aspecto popular del folclor japonés. En muchas aldeas se llevan a cabo festivales que recrean estas procesiones. Muchos de estos festivales son modernos, pues se originan desde la década de los cincuentas hasta los noventas. Los políticos y hombres de negocios de la localidad participan en el festival, y en ocasiones se selecciona al novio y la novia zorros en un concurso.

tenkiame 2

En Yokaichi, en la prefectura de Mie, la tradición es aun más antigua, remontándose al periodo Edo, y es un ritual para disuadir a los espíritus malvados y pedir bendiciones para la cosecha. En la ciudad de Kudamatsu, en la prefectura de Yamaguchi, también se lleva a cabo desde tiempos antiguos, y tiene poca relación con las imágenes comunes del kitsune no yomeiri. En esta ceremonia se pide la bendición a una pareja de zorros casados, cuya ceremonia de matrimonio se interpreta todos los años.

Publicidad

Deja tu comentario!