No importa cuántas veces Sísifo llevara la roca a la cima, tenía que volver a empezar