Matsuyama

Matsuyama

Con una población de poco más de 500 mil habitantes, Matsuyama es la capital de la prefectura de Ehime y la ciudad más grande de la isla de Shikoku, al sudoeste del archipiélago japonés. Es un destino turístico popular con muchos sitios históricos y aguas termales. Si deseas viajar a un lugar tranquilo, la atmósfera relajada y su clima templado son ideales.

Castillo Matsuyama

En el centro de Matsuyama se encuentra el monte Katsuyama, de una elevación de 132 metros. En la cima se ubica el castillo de Matsuyama, que es visible desde casi cualquier punto de la ciudad. Este castillo fue construido en el siglo XVII por el general Kato Yoshiaki, y aunque un rayo cayó y lo incendió en el siglo XIX, fue posteriormente restaurado. Aunque a lo largo de Japón existen varios castillos, el castillo de Matsuyama es uno de los que más valen la pena ver, pues conserva mucho del estilo de construcción de Edo.

Dogo Onsen

Una de las principales atracciones de Matsuyama es el Dogo Onsen,  a 25 minutos en tranvía desde la estación de Matsuyama. Se consideran las aguas termales más antiguas de Japón, pues ya se mencionaban en el siglo VIII en el Nihon Shoki (“Crónicas de Japón”). Aunque hay muchos balnearios en el distrito de Dogo, el Dogo Onsen Honkan es por mucho el más popular, con 2 mil visitantes por día. El balneario está dividido en dos salas, el Kami no yu (“Agua de los dioses”) y el Tama no yu (“Agua de los espíritus”).

Tobe yaki

A 30 minutos en carro al sur de Matsuyama se encuentra Tobe, un pueblo alfarero famoso por su porcelana. Aunque la porcelana tiene patrones color índigo, artesanos más jóvenes han incorporado nuevos diseños en años recientes. Existen más de cien talleres de alfarería, y en algunos lugares incluso puedes intentar hacer tus propias vasijas.

Uchiko

Uchiko es otro pueblo cercano a Matsuyama, a 25 minutos en tren desde la estación. El pueblo fue próspero durante los siglos XVIII y XIX debido a su producción de papel y cera. Una calle de bajada tiene alineados a los lados varios puestos de comerciantes, casas y almacenes. Los visitantes pueden apreciar la historia de Uchiko en sus calles.

Taruto

Gracias al mar interno de Seto, se puede disfrutar una variedad de delicias, comenzando por la gastronomía en torno al besugo. Un platillo popular es el tai men fideos con besugo. Está decorado con un besugo que “nada” en las “olas” de fideos de arroz de colores amarillo, rojo y verde. Otro platillo local es el tai meshi, besugo acompañado con arroz al vapor y con una salsa especial. Otra localidad de Ehime es el jakoten, comida rápida preparada con pescado picado, incluso con los huesos. Por último, como postre está el taruto, un pastel enrollado esponjoso hecho con pasta de habas de azuki.

Publicidad

Deja tu comentario!