Discriminación en Japón – Habitantes de Okinawa

discriminación en Okinawa

Cualquiera que haya escuchado sobre los Ainu, burakumin o los habitantes de Okinawa sabe que hay variedad étnica en Japón, a pesar de que el gobierno afirma que no hay más que un sólo grupo en Japón. En ocasiones anteriores ya he hablado de discriminación hacia primeros dos grupos. Ahora me concentraré en el tercero.

Bases militares estadounidenses en Okinawa

La historia de conflictos entre los habitantes de la isla de Okinawa y Honshu, la isla principal japonesa, datan de antes de la intervención estadounidense, cuando se anexó Okinawa a Japón y se estableció una base militar en Futenma. Durante la Segunda Guerra Mundial, donde los habitantes de Okinawa fueron utilizados como escudos humanos por el ejército japonés. El descontento de la población nativa ha caído durante cincuenta años en oídos sordos dentro del gobierno japonés, y quienes pretenden que la solución es no hablar del tema para que la gente olvide lo ocurrido.

Muchos de los okinawenses tienen la idea de que si a Japón le interesa tener bases militares estadounidenses, deben tenerlas en la isla de Honshu. Por otro lado, los okinawenses son discriminados en tierra firme, al grado de que en algunas tiendas no se les permite la entrada. La discriminación también se da del otro lado, ya que muchos de los habitantes de la isla piensan que la visita de originarios de Honshu sólo daña a Okinawa.

Mikine Dezaki

El profesor estadounidense Mikine Dezaki dice que no es un tema generalmente discutido. Durante su tiempo como profesor de inglés en Itoman, Okinawa, preguntó a sus estudiantes si creían que había racismo y discriminación en Japón.  “En todos los salones, sólo 2 ó 3 estudiantes de 40 alzaron la mano”, dijo en su famoso video “Racismo en Japón” (ver al final del artículo).

Muchos okinawenses que viven en Honshu han sido obligados a vivir en la periferia de las ciudades debido a la pobreza y discriminación general de su población. Muchos de ellos optan por abandonar su cultura y abrazar la cultura japonesa dominante para poder ser aceptados, mientras que otros se cambian el nombre o mienten sobre sus orígenes. La discriminación ocurre incluso fuera de Japón. Por ejemplo en Hawaii se demostró que los habitantes de Okinawa percibían menores salarios por los mismos puestos que un japonés de Honshu.

Protestas en Okinawa

En respuesta a la conscientización de la población de Okinawa, han habido grupos en internet que han respondido de manera agresiva. Un grupo de extrema derecha nombrado a sí mismo como netouyo (un acrónimo de “internet” y “ala derecha”) escribió en respuesta al video de Dezaki una serie de comentarios agresivos y amenazas de muerte. Incluso llegaron a publicar su información privada para lanzar una campaña de llamadas telefónicas y correos exigiendo que quite el video de internet, pues es considerado “anti-Japonés”.

En respuesta, Dezaki subió un video más. A continuación, el video original y la respuesta a los ataques de netouyo (ambos en inglés).

 

Respuesta de Mikine Dezaki

Publicidad

Deja tu comentario!