Mitología y folclor japonés – Susanoo y Yamata no Orochi

Susano-o

Susanoo era el hermano de Amaterasu, la diosa del sol. Ambos fueron expulsados de la tierra de los dioses y llegaron a la Tierra. Susanoo llegó a orillas del río Hii, y al ver que había palillos flotando en el río supuso que río arriba habrían personas. Caminando por la orilla dio con dos ancianos y una mujer llamada Kushinada Hime.

dos ancianos y kushinada hime

Las tres personas estaban llorando. Susanoo se conmovió y les preguntó por qué se lamentaban. Uno de los ancianos le dijo que una gran serpiente había llegado y se había devorado a una de sus ocho hijas. Kushinada Hime era la última que quedaba con vida. La serpiente se llamaba Yamata no Orochi, y era tan grande que podía cubrir ocho valles y montañas.

Susanoo Kushinada Hime y Yamata no Orochi

Susanoo decidió ayudarles porque la joven era muy bella, así que ofreció su ayuda a cambio de poder contraer matrimonio con la doncella. Los ancianos no estaban dispuestos a dejar que Kushinada Hime se casara con cualquiera, así que le preguntaron quién era, y él dijo ser el hermano de la diosa del sol. Entonces los ancianos aceptaron y Susanoo convirtió a Kushinada Hime en una peineta y se la puso en el pelo.

Susanoo contra Yamata-no-Orochi

Entonces Susanoo le pidió a los ancianos que prepararan ocho bañeras del sake más fuerte. Ellos lo hicieron y lo pusieron en las ocho entradas del cerco, como ordenó Susanoo. Después de hacer los preparativos, la gran serpiente apareció. Susanoo estaba listo para la pelea. Yamata no Orochi se acercó al cerco, tomó del sake y cayó dormida. Entonces Susanoo atacó y cortó las ocho cabezas y las ocho colas de la serpiente.

Después de ganar la pelea, Susanoo tomó las ocho cabezas y las enterró en un lugar llamado “Ocho Cedros”, que actualmente se encuentra en la aldea de Kisuki. Sobre cada cabeza plantó un cedro, y cuando fueron destruidos por las inundaciones o la enfermedad, otros cedros eran plantados de nuevo. Los últimos fueron plantados en 1873. En una de las colas de la serpiente Susanoo encontró una espada que llamó Murakumo, que se la obsequió a su hermana Amaterasu como un símbolo de paz y para mostrar su cariño a ella. Ella lo aceptó, y eventualmente se convirtió en uno de los tres Tesoros Imperiales de Japón, siendo los otros dos un espejo dado por los dioses del cielo, y un collar con joyas engarzadas, dado por su padre Izanagi. El nombre de la espada finalmente cambió a Kusanagi.

Algunos interpretan a la serpiente de la leyenda como varios ríos que causaban estragos por medio de inundaciones. Susanoo, quien tal vez era un ingeniero, ayudó a controlar los ríos con diques y pressas. El Río Rojo, que se cree que era rojo por la sangre de Yamata no Orochi, es fuente de arena de hierro, que es un material utilizado para elaborar espadas japonesas, así como cuchillos y materiales para el cultivo, y esto es lo que le da el color rojo al río.

Santuario de Yaegaki

Después de haber matado a la serpiente, Susanoo y su prometida fueron al santuario de Yaegaki, que está dedicado a Inada, y ahí vivieron. Después fueron a Daito, en la prefectura de Shimane. Susanoo se convirtió en gobernante de la Tierra de la Oscuridad, cuya puerta está en Higashi Izumo.

Publicidad

Deja tu comentario!